Génesis Capitulo 27 versos 1 al 26

Génesis Capitulo 27 versos 1 al 26
Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscu- 27
recieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le
2 dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. Y él dijo: He aquí
3 ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. Toma, pues, ahora tus
4 armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y
hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré,
5 para que yo te bendiga antes que muera. Y Rebeca estaba
oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú
6 al campo para buscar la caza que había de traer. Entonces
Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a
7 tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme
caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en
8 presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo
9 mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado,
y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré
10 de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las
llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de
11 su muerte. Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú
12 mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño. Quizá me palpará
mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí
13 maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío,
sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y ve y
14 tráemelos. Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre;
15 y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó
Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que
16 ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor; y cubrió
sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las
17 pieles de los cabritos; y entregó los guisados y el pan que ha-
18 bía preparado, en manos de Jacob su hijo. Entonces éste fue
a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí;
19 ¿quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú
tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y
20 siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces
Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo
mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la en-
21 contrase delante de mí. E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora,
22 y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se
acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz
23 es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú. Y no
le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de
Esaú; y le bendijo. Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob 24
respondió: Yo soy. Dijo también: Acércamela, y comeré de la 25
caza de mi hijo, para que yo te bendiga; y Jacob se la acercó, e
Isaac comió; le trajo también vino, y bebió. Y le dijo Isaac su 26
padre: Acércate ahora, y bésame, hijo mío.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PRIMER LIBRO DE SAMUEL CAPITULO 22 VERSOS 1 AL 23

PRIMER LIBRO DE SAMUEL CAPITULO 23 VERSOS 1 AL 29

Josué Capitulo 8 Versos 1 al 35