Canal de José Arcesio en Dailymotion y YouTube

Levítico Capitulo 24 Versos 1 al 23

Levítico Capitulo 24 Versos 1 al 23
Habló Jehová a Moisés, diciendo: Manda a los hijos de Is- 24, 2
rael que te traigan para el alumbrado aceite puro de olivas
machacadas, para hacer arder las lámparas continuamente.
Fuera del velo del testimonio, en el tabernáculo de reunión, 3
las dispondrá Aarón desde la tarde hasta la mañana delante
de Jehová; es estatuto perpetuo por vuestras generaciones.
Sobre el candelero limpio pondrá siempre en orden las lám- 4
paras delante de Jehová. Y tomarás flor de harina, y cocerás 5
de ella doce tortas; cada torta será de dos décimas de efa. Y 6
las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa
limpia delante de Jehová. Pondrás también sobre cada hile- 7
ra incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda
encendida a Jehová. Cada día de reposo lo pondrá continua- 8
mente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de
Israel, como pacto perpetuo. Y será de Aarón y de sus hijos, 9
los cuales lo comerán en lugar santo; porque es cosa muy santa
para él, de las ofrendas encendidas a Jehová, por derecho perpetuo.
En aquel tiempo el hijo de una mujer israelita, el cual 10
era hijo de un egipcio, salió entre los hijos de Israel; y el hijo de
la israelita y un hombre de Israel riñeron en el campamento.
Y el hijo de la mujer israelita blasfemó el Nombre, y maldijo; 11
entonces lo llevaron a Moisés. Y su madre se llamaba Selomit,
hija de Dibri, de la tribu de Dan. Y lo pusieron en la cárcel, 12
hasta que les fuese declarado por palabra de Jehová. Y Jehová 13
habló a Moisés, diciendo: Saca al blasfemo fuera del campa- 14
mento, y todos los que le oyeron pongan sus manos sobre la
cabeza de él, y apedréelo toda la congregación. Y a los hi- 15
24. 16–25. 12 Levítico 188
jos de Israel hablarás, diciendo: Cualquiera que maldijere a su
16 Dios, llevará su iniquidad. Y el que blasfemare el nombre de
Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará;
así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que
17 muera. Asimismo el hombre que hiere de muerte a cualquiera
18 persona, que sufra la muerte. El que hiere a algún animal ha
19 de restituirlo, animal por animal. Y el que causare lesión en
20 su prójimo, según hizo, así le sea hecho: rotura por rotura,
ojo por ojo, diente por diente; según la lesión que haya hecho
21 a otro, tal se hará a él. El que hiere algún animal ha de restituirlo;
mas el que hiere de muerte a un hombre, que muera.
22 Un mismo estatuto tendréis para el extranjero, como para el
23 natural; porque yo soy Jehová vuestro Dios. Y habló Moisés a
los hijos de Israel, y ellos sacaron del campamento al blasfemo
y lo apedrearon. Y los hijos de Israel hicieron según Jehová
había mandado a Moisés.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

osCurve Tienda Online




osCurve TiendaOnLine
Software corporativo, para diseño, hogar, negocios.
Software de Avangate.com y RegNow.com

Levítico capítulo 23 Versos 1 al 44


Levítico capítulo 23 Versos 1 al 44
23, 2 Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel
y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis
3 como santas convocaciones, serán estas: Seis días se trabajará,
mas el séptimo día será de reposo, santa convocación;
ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en donde
185 Levítico 23. 4–21
quiera que habitéis. Éstas son las fiestas solemnes de Jehová, 4
las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos:
En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos 5
tardes, pascua es de Jehová. Y a los quince días de este mes 6
es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete
días comeréis panes sin levadura. El primer día tendréis santa 7
convocación; ningún trabajo de siervos haréis. Y ofreceréis a 8
Jehová siete días ofrenda encendida; el séptimo día será santa
convocación; ningún trabajo de siervo haréis. Y habló Jehová 9
a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando 10
hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies,
traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros
frutos de vuestra siega. Y el sacerdote mecerá la gavilla de- 11
lante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día
de reposo la mecerá. Y el día que ofrezcáis la gavilla, ofrece- 12
réis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová.
Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada 13
con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su
libación será de vino, la cuarta parte de un hin. No comeréis 14
pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día,
hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto
perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis.
Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día 15
en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas
cumplidas serán. Hasta el día siguiente del séptimo día 16
de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo
grano a Jehová. De vuestras habitaciones traeréis dos panes 17
para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor
de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová.
Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defec- 18
to, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto
a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida
de olor grato para Jehová. Ofreceréis además un macho ca- 19
brío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de
ofrenda de paz. Y el sacerdote los presentará como ofrenda 20
mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos
corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. Y 21
23. 22–39 Levítico 186
convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo
de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que
22 habitéis por vuestras generaciones. Cuando segareis la mies
de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni
espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás.
23 Yo Jehová vuestro Dios. Y habló Jehová a Moisés, diciendo:
24 Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero
del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son
25 de trompetas, y una santa convocación. Ningún trabajo de
26 siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Tam-
27 bién habló Jehová a Moisés, diciendo: A los diez días de este
mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación,
y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida
28 a Jehová. Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de
expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios.
29 Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será
30 cortada de su pueblo. Y cualquiera persona que hiciere trabajo
alguno en este día, yo destruiré a la tal persona de entre
31 su pueblo. Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por
32 vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. Día de reposo
será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a
los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis
33, 34 vuestro reposo. Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a
los hijos de Israel y diles: A los quince días de este mes séptimo
será la fiesta solemne de los tabernáculos a Jehová por siete
35 días. El primer día habrá santa convocación; ningún traba-
36 jo de siervos haréis. Siete días ofreceréis ofrenda encendida a
Jehová; el octavo día tendréis santa convocación, y ofreceréis
ofrenda encendida a Jehová; es fiesta, ningún trabajo de sier-
37 vos haréis. Éstas son las fiestas solemnes de Jehová, a las que
convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a
Jehová, holocausto y ofrenda, sacrificio y libaciones, cada co-
38 sa en su tiempo, además de los días de reposo de Jehová, de
vuestros dones, de todos vuestros votos, y de todas vuestras
39 ofrendas voluntarias que acostumbráis dar a Jehová. Pero a
los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto
de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días; el primer
día será de reposo, y el octavo día será también día de reposo.
187 Levítico 23. 40–24. 15
Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso, 40
ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los
arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por
siete días. Y le haréis fiesta a Jehová por siete días cada año; 41
será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; en el mes
séptimo la haréis. En tabernáculos habitaréis siete días; todo 42
natural de Israel habitará en tabernáculos, para que sepan 43
vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a
los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo
Jehová vuestro Dios. Así habló Moisés a los hijos de Israel 44
sobre las fiestas solemnes de Jehová.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico capítulo 22 Versos 1 al 33


Levítico capítulo 22 Versos 1 al 33
Habló Jehová a Moisés, diciendo: Di a Aarón y a sus hijos 22, 2
que se abstengan de las cosas santas que los hijos de Israel
me han dedicado, y no profanen mi santo nombre. Yo Jehová.
Diles: Todo varón de toda vuestra descendencia en vuestras 3
generaciones, que se acercare a las cosas sagradas que los hijos
de Israel consagran a Jehová, teniendo inmundicia sobre sí,
será cortado de mi presencia. Yo Jehová. Cualquier varón de 4
la descendencia de Aarón que fuere leproso, o padeciere flujo,
no comerá de las cosas sagradas hasta que esté limpio. El que
tocare cualquiera cosa de cadáveres, o el varón que hubiere tenido
derramamiento de semen, o el varón que hubiere tocado 5
cualquier reptil por el cual será inmundo, u hombre por el cual
venga a ser inmundo, conforme a cualquiera inmundicia suya;
la persona que lo tocare será inmunda hasta la noche, y no co- 6
merá de las cosas sagradas antes que haya lavado su cuerpo con
agua. Cuando el sol se pusiere, será limpio; y después podrá 7
comer las cosas sagradas, porque su alimento es. Mortecino 8
ni despedazado por fiera no comerá, contaminándose en ello.
Yo Jehová. Guarden, pues, mi ordenanza, para que no lleven 9
pecado por ello, no sea que así mueran cuando la profanen. Yo
Jehová que los santifico. Ningún extraño comerá cosa sagra- 10
da; el huésped del sacerdote, y el jornalero, no comerán cosa
sagrada. Mas cuando el sacerdote comprare algún esclavo por 11
dinero, éste podrá comer de ella, así como también el nacido
en su casa podrá comer de su alimento. La hija del sacerdote, 12
si se casare con varón extraño, no comerá de la ofrenda de
las cosas sagradas. Pero si la hija del sacerdote fuere viuda 13
o repudiada, y no tuviere prole y se hubiere vuelto a la casa
de su padre, como en su juventud, podrá comer del alimento
de su padre; pero ningún extraño coma de él. Y el que por 14
yerro comiere cosa sagrada, añadirá a ella una quinta parte,
y la dará al sacerdote con la cosa sagrada. No profanarán, 15
pues, las cosas santas de los hijos de Israel, las cuales apartan
para Jehová; pues les harían llevar la iniquidad del pecado, 16
comiendo las cosas santas de ellos; porque yo Jehová soy el
22. 17–23. 3 Levítico 184
17 que los santifico. También habló Jehová a Moisés, diciendo:
18 Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y
diles: Cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros
en Israel, que ofreciere su ofrenda en pago de sus votos,
o como ofrendas voluntarias ofrecidas en holocausto a Jehová,
19 para que sea aceptado, ofreceréis macho sin defecto de entre
el ganado vacuno, de entre los corderos, o de entre las cabras.
20 Ninguna cosa en que haya defecto ofreceréis, porque no será
21 acepto por vosotros. Asimismo, cuando alguno ofreciere sacrificio
en ofrenda de paz a Jehová para cumplir un voto, o
como ofrenda voluntaria, sea de vacas o de ovejas, para que
22 sea aceptado será sin defecto. Ciego, perniquebrado, mutilado,
verrugoso, sarnoso o roñoso, no ofreceréis éstos a Jehová,
ni de ellos pondréis ofrenda encendida sobre el altar de Jehová.
23 Buey o carnero que tenga de más o de menos, podrás ofrecer
por ofrenda voluntaria; pero en pago de voto no será acepto.
24 No ofreceréis a Jehová animal con testículos heridos o magulla-
25 dos, rasgados o cortados, ni en vuestra tierra lo ofreceréis. Ni
de mano de extranjeros tomarás estos animales para ofrecerlos
como el pan de vuestro Dios, porque su corrupción está en
26 ellos; hay en ellos defecto, no se os aceptarán. Y habló Jehová
27 a Moisés, diciendo: El becerro o el cordero o la cabra, cuando
naciere, siete días estará mamando de su madre; mas desde el
octavo día en adelante será acepto para ofrenda de sacrificio
28 encendido a Jehová. Y sea vaca u oveja, no degollaréis en un
29 mismo día a ella y a su hijo. Y cuando ofreciereis sacrificio
de acción de gracias a Jehová, lo sacrificaréis de manera que
30 sea aceptable. En el mismo día se comerá; no dejaréis de él
31 para otro día. Yo Jehová. Guardad, pues, mis mandamientos,
32 y cumplidlos. Yo Jehová. Y no profanéis mi santo nombre,
para que yo sea santificado en medio de los hijos de Israel. Yo
33 Jehová que os santifico, que os saqué de la tierra de Egipto,
para ser vuestro Dios. Yo Jehová.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 21 Versos 1 al 24


Levítico Capitulo 21 Versos 1 al 24
Jehová dijo a Moisés: Habla a los sacerdotes hijos de Aarón, 21
y diles que no se contaminen por un muerto en sus pueblos.
21. 2–23 Levítico 182
2 Más por su pariente cercano, por su madre o por su padre,
3 o por su hijo o por su hermano, o por su hermana virgen,
a él cercana, la cual no haya tenido marido, por ella se con-
4 taminará. No se contaminará como cualquier hombre de su
5 pueblo, haciéndose inmundo. No harán tonsura en su cabeza,
ni raerán la punta de su barba, ni en su carne harán rasguños.
6 Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios,
porque las ofrendas encendidas para Jehová y el pan de su Dios
7 ofrecen; por tanto, serán santos. Con mujer ramera o infame
no se casarán, ni con mujer repudiada de su marido; porque el
8 sacerdote es santo a su Dios. Le santificarás, por tanto, pues
el pan de tu Dios ofrece; santo será para ti, porque santo soy
9 yo Jehová que os santifico. Y la hija del sacerdote, si comenzare
a fornicar, a su padre deshonra; quemada será al fuego.
10 Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza
fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado
para llevar las vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará
11 sus vestidos, ni entrará donde haya alguna persona muerta;
12 ni por su padre ni por su madre se contaminará. Ni saldrá
del santuario, ni profanará el santuario de su Dios; porque la
consagración por el aceite de la unción de su Dios está sobre
13, 14 él. Yo Jehová. Tomará por esposa a una mujer virgen. No
tomará viuda, ni repudiada, ni infame ni ramera, sino tomará
15 de su pueblo una virgen por mujer, para que no profane su
descendencia en sus pueblos; porque yo Jehová soy el que los
16, 17 santifico. Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón
y dile: Ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que
tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Dios.
18 Porque ningún varón en el cual haya defecto se acercará; va-
19 rón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, o varón que tenga
20 quebradura de pie o rotura de mano, o jorobado, o enano,
o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o
21 testículo magullado. Ningún varón de la descendencia del sacerdote
Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer
las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se
22 acercará a ofrecer el pan de su Dios. Del pan de su Dios, de
23 lo muy santo y de las cosas santificadas, podrá comer. Pero
no se acercará tras el velo, ni se acercará al altar, por cuanto
183 Levítico 21. 24–22. 16
hay defecto en él; para que no profane mi santuario, porque yo
Jehová soy el que los santifico. Y Moisés habló esto a Aarón, 24
y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 20 Versos 1 al 27


Levítico Capitulo 20 Versos 1 al 27
20, 2 Habló Jehová a Moisés, diciendo: Dirás asimismo a los hijos
de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los
extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus
hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo ape-
3 dreará. Y yo pondré mi rostro contra el tal varón, y lo cortaré
de entre su pueblo, por cuanto dio de sus hijos a Moloc, con-
4 taminando mi santuario y profanando mi santo nombre. Si el
pueblo de la tierra cerrare sus ojos respecto de aquel varón que
5 hubiere dado de sus hijos a Moloc, para no matarle, entonces
yo pondré mi rostro contra aquel varón y contra su familia,
y le cortaré de entre su pueblo, con todos los que fornicaron
6 en pos de él prostituyéndose con Moloc. Y la persona que
atendiere a encantadores o adivinos, para prostituirse tras de
ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la cortaré
7 de entre su pueblo. Santificaos, pues, y sed santos, porque yo
8 Jehová soy vuestro Dios. Y guardad mis estatutos, y poned-
9 los por obra. Yo Jehová que os santifico. Todo hombre que
maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá; a su padre
10 o a su madre maldijo; su sangre será sobre él. Si un hombre
cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y
11 la adúltera indefectiblemente serán muertos. Cualquiera que
yaciere con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió;
ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos.
12 Si alguno durmiere con su nuera, ambos han de morir; come-
13 tieron grave perversión; su sangre será sobre ellos. Si alguno
se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron;
14 ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre. El que
tomare mujer y a la madre de ella, comete vileza; quemarán
181 Levítico 20. 15–21. 1
con fuego a él y a ellas, para que no haya vileza entre vosotros.
Cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto, y 15
mataréis a la bestia. Y si una mujer se llegare a algún animal 16
para ayuntarse con él, a la mujer y al animal matarás; morirán
indefectiblemente; su sangre será sobre ellos. Si alguno toma- 17
re a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y viere
su desnudez, y ella viere la suya, es cosa execrable; por tanto
serán muertos a ojos de los hijos de su pueblo; descubrió la
desnudez de su hermana; su pecado llevará. Cualquiera que 18
durmiere con mujer menstruosa, y descubriere su desnudez, su
fuente descubrió, y ella descubrió la fuente de su sangre; ambos
serán cortados de entre su pueblo. La desnudez de la herma- 19
na de tu madre, o de la hermana de tu padre, no descubrirás;
porque al descubrir la desnudez de su parienta, su iniquidad
llevarán. Cualquiera que durmiere con la mujer del hermano 20
de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubrió; su
pecado llevarán; morirán sin hijos. Y el que tomare la mujer 21
de su hermano, comete inmundicia; la desnudez de su hermano
descubrió; sin hijos serán. Guardad, pues, todos mis estatutos 22
y todas mis ordenanzas, y ponedlos por obra, no sea que os
vomite la tierra en la cual yo os introduzco para que habitéis
en ella. Y no andéis en las prácticas de las naciones que yo 23
echaré de delante de vosotros; porque ellos hicieron todas estas
cosas, y los tuve en abominación. Pero a vosotros os he dicho: 24
Vosotros poseeréis la tierra de ellos, y yo os la daré para que la
poseáis por heredad, tierra que fluye leche y miel. Yo Jehová
vuestro Dios, que os he apartado de los pueblos. Por tanto, 25
vosotros haréis diferencia entre animal limpio e inmundo, y entre
ave inmunda y limpia; y no contaminéis vuestras personas
con los animales, ni con las aves, ni con nada que se arrastra
sobre la tierra, los cuales os he apartado por inmundos. Ha- 26
béis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os
he apartado de los pueblos para que seáis míos. Y el hombre 27
o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a
la adivinación, ha de morir; serán apedreados; su sangre será
sobre ellos.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 19 Versos 1 al 37


Levítico Capitulo 19 Versos 1 al 37
19, 2 Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a toda la congregación
de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo
3 soy yo Jehová vuestro Dios. Cada uno temerá a su madre y
a su padre, y mis días de reposo guardaréis. Yo Jehová vues-
4 tro Dios. No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros
5 dioses de fundición. Yo Jehová vuestro Dios. Y cuando ofreciereis
sacrificio de ofrenda de paz a Jehová, ofrecedlo de tal
6 manera que seáis aceptos. Será comido el día que lo ofreciereis,
y el día siguiente; y lo que quedare para el tercer día,
7 será quemado en el fuego. Y si se comiere el día tercero, será
8 abominación; no será acepto, y el que lo comiere llevará su
delito, por cuanto profanó lo santo de Jehová; y la tal perso-
9 na será cortada de su pueblo. Cuando siegues la mies de tu
tierra, no segarás hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu
10 tierra segada. Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto
caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo deja-
11 rás. Yo Jehová vuestro Dios. No hurtaréis, y no engañaréis
12 ni mentiréis el uno al otro. Y no juraréis falsamente por mi
179 Levítico 19. 13–32
nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová. No 13
oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario
del jornalero en tu casa hasta la mañana. No maldecirás al 14
sordo, y delante del ciego no pondrás tropiezo, sino que tendrás
temor de tu Dios. Yo Jehová. No harás injusticia en el 15
juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con
justicia juzgarás a tu prójimo. No andarás chismeando entre 16
tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.
No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás 17
con tu prójimo, para que no participes de su pecado. No te 18
vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino
amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová. Mis esta- 19
tutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de
otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas,
y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos. Si un hombre 20
yaciere con una mujer que fuere sierva desposada con alguno,
y no estuviere rescatada, ni le hubiere sido dada libertad, ambos
serán azotados; no morirán, por cuanto ella no es libre.
Y él traerá a Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión, 21
un carnero en expiación por su culpa. Y con el carnero de la 22
expiación lo reconciliará el sacerdote delante de Jehová, por su
pecado que cometió; y se le perdonará su pecado que ha cometido.
Y cuando entréis en la tierra, y plantéis toda clase de 23
árboles frutales, consideraréis como incircunciso lo primero de
su fruto; tres años os será incircunciso; su fruto no se comerá.
Y el cuarto año todo su fruto será consagrado en alabanzas a 24
Jehová. Mas al quinto año comeréis el fruto de él, para que 25
os haga crecer su fruto. Yo Jehová vuestro Dios. No comeréis 26
cosa alguna con sangre. No seréis agoreros, ni adivinos. No 27
haréis tonsura en vuestras cabezas, ni dañaréis la punta de
vuestra barba. Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por 28
un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová.
No contaminarás a tu hija haciéndola fornicar, para que 29
no se prostituya la tierra y se llene de maldad. Mis días de 30
reposo guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo
Jehová. No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no 31
los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro
Dios. Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro 32
19. 33–20. 14 Levítico 180
33 del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová. Cuando
el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le opri-
34 miréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero
que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque
extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro
35 Dios. No hagáis injusticia en juicio, en medida de tierra, en
36 peso ni en otra medida. Balanzas justas, pesas justas y medidas
justas tendréis. Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la
37 tierra de Egipto. Guardad, pues, todos mis estatutos y todas
mis ordenanzas, y ponedlos por obra. Yo Jehová.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 18 Versos 1 al 30


Levítico Capitulo 18 Versos 1 al 30
Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Is- 18, 2
rael, y diles: Yo soy Jehová vuestro Dios. No haréis como 3
hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis
como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco,
ni andaréis en sus estatutos. Mis ordenanzas pondréis por 4
obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová
vuestro Dios. Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis 5
ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos. Yo
Jehová. Ningún varón se llegue a parienta próxima alguna, 6
para descubrir su desnudez. Yo Jehová. La desnudez de tu 7
padre, o la desnudez de tu madre, no descubrirás; tu madre
es, no descubrirás su desnudez. La desnudez de la mujer de tu 8
padre no descubrirás; es la desnudez de tu padre. La desnudez 9
de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en
casa o nacida fuera, su desnudez no descubrirás. La desnudez 10
de la hija de tu hijo, o de la hija de tu hija, su desnudez no descubrirás,
porque es la desnudez tuya. La desnudez de la hija 11
de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana
es; su desnudez no descubrirás. La desnudez de la hermana de 12
tu padre no descubrirás; es parienta de tu padre. La desnudez 13
de la hermana de tu madre no descubrirás, porque parienta de
tu madre es. La desnudez del hermano de tu padre no des- 14
cubrirás; no llegarás a su mujer; es mujer del hermano de tu
padre. La desnudez de tu nuera no descubrirás; mujer es de 15
tu hijo, no descubrirás su desnudez. La desnudez de la mujer 16
de tu hermano no descubrirás; es la desnudez de tu hermano.
La desnudez de la mujer y de su hija no descubrirás; no toma- 17
rás la hija de su hijo, ni la hija de su hija, para descubrir su
desnudez; son parientas, es maldad. No tomarás mujer junta- 18
mente con su hermana, para hacerla su rival, descubriendo su
desnudez delante de ella en su vida. Y no llegarás a la mu- 19
jer para descubrir su desnudez mientras esté en su impureza
menstrual. Además, no tendrás acto carnal con la mujer de 20
tu prójimo, contaminándote con ella. Y no des hijo tuyo para 21
18. 22–19. 12 Levítico 178
ofrecerlo por fuego a Moloc; no contamines así el nombre de
22 tu Dios. Yo Jehová. No te echarás con varón como con mujer;
23 es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento
amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de
24 animal para ayuntarse con él; es perversión. En ninguna de
estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han
corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros,
25 y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella,
26 y la tierra vomitó sus moradores. Guardad, pues, vosotros
mis estatutos y mis ordenanzas, y no hagáis ninguna de estas
abominaciones, ni el natural ni el extranjero que mora entre
27 vosotros (porque todas estas abominaciones hicieron los hombres
de aquella tierra que fueron antes de vosotros, y la tierra
28 fue contaminada); no sea que la tierra os vomite por haberla
contaminado, como vomitó a la nación que la habitó antes de
29 vosotros. Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas
abominaciones, las personas que las hicieren serán cortadas de
30 entre su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo
las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros,
y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios.
Fuente:  LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 17 Versos 1 al 16


Levítico Capitulo 17 Versos 1 al 16
17, 2 Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus
hijos, y a todos los hijos de Israel, y diles: Esto es lo que ha
3 mandado Jehová: Cualquier varón de la casa de Israel que
degollare buey o cordero o cabra, en el campamento o fuera de
4 él, y no lo trajere a la puerta del tabernáculo de reunión para
ofrecer ofrenda a Jehová delante del tabernáculo de Jehová,
será culpado de sangre el tal varón; sangre derramó; será cor-
5 tado el tal varón de entre su pueblo, a fin de que traigan los
hijos de Israel sus sacrificios, los que sacrifican en medio del
campo, para que los traigan a Jehová a la puerta del tabernáculo
de reunión al sacerdote, y sacrifiquen ellos sacrificios de
6 paz a Jehová. Y el sacerdote esparcirá la sangre sobre el altar
de Jehová a la puerta del tabernáculo de reunión, y quemará
7 la grosura en olor grato a Jehová. Y nunca más sacrificarán
sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornica-
8 do; tendrán esto por estatuto perpetuo por sus edades. Les
dirás también: Cualquier varón de la casa de Israel, o de los
extranjeros que moran entre vosotros, que ofreciere holocaus-
9 to o sacrificio, y no lo trajere a la puerta del tabernáculo de
reunión para hacerlo a Jehová, el tal varón será igualmente
10 cortado de su pueblo. Si cualquier varón de la casa de Israel,
o de los extranjeros que moran entre ellos, comiere alguna sangre,
yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre,
11 y la cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne en
la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el
altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de
12 la persona. Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna
persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora
13 entre vosotros comerá sangre. Y cualquier varón de los hijos
de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, que cazare
animal o ave que sea de comer, derramará su sangre y la
14 cubrirá con tierra. Porque la vida de toda carne es su sangre;
por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre
de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre;
15 cualquiera que la comiere será cortado. Y cualquier persona,
así de los naturales como de los extranjeros, que comiere ani177
Levítico 17. 16–18. 21
mal mortecino o despedazado por fiera, lavará sus vestidos y
a sí misma se lavará con agua, y será inmunda hasta la noche;
entonces será limpia. Y si no los lavare, ni lavare su cuerpo, 16
llevará su iniquidad.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 16 Versos 1 al 34


Levítico Capitulo 16 Versos 1 al 34
Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos 16
de Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová, y murieron.
Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en 2
todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del
propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque
yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio. Con esto entra- 3
rá Aarón en el santuario: con un becerro para expiación, y un
carnero para holocausto. Se vestirá la túnica santa de lino, y 4
sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto
16. 5–18 Levítico 174
de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras;
con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con
5 agua. Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos
machos cabríos para expiación, y un carnero para holocausto.
6 Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que es suyo, y
7 hará la reconciliación por sí y por su casa. Después tomará
los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a
8 la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón
sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra
9 suerte por Azazel. Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre
el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación.
10 Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel,
lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconcilia-
11 ción sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto. Y hará traer
Aarón el becerro que era para expiación suya, y hará la reconciliación
por sí y por su casa, y degollará en expiación el
12 becerro que es suyo. Después tomará un incensario lleno de
brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños
llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del
13 velo. Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová,
y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre
14 el testimonio, para que no muera. Tomará luego de la sangre
del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al
lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete
15 veces de aquella sangre. Después degollará el macho cabrío en
expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás
del velo adentro, y hará de la sangre como hizo con la sangre
del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del
16 propiciatorio. Así purificará el santuario, a causa de las impurezas
de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus
pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de
reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas.
17 Ningún hombre estará en el tabernáculo de reunión cuando él
entre a hacer la expiación en el santuario, hasta que él salga,
y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda la
18 congregación de Israel. Y saldrá al altar que está delante de
Jehová, y lo expiará, y tomará de la sangre del becerro y de
la sangre del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos del
175 Levítico 16. 19–34
altar alrededor. Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo 19
siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las inmundicias
de los hijos de Israel. Cuando hubiere acabado de expiar el 20
santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el
macho cabrío vivo; y pondrá Aarón sus dos manos sobre la 21
cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las
iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos
sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío,
y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para
esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquida- 22
des de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por
el desierto. Después vendrá Aarón al tabernáculo de reunión, 23
y se quitará las vestiduras de lino que había vestido para entrar
en el santuario, y las pondrá allí. Lavará luego su cuerpo con 24
agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos
saldrá, y hará su holocausto, y el holocausto del pueblo, y
hará la expiación por sí y por el pueblo. Y quemará en el altar 25
la grosura del sacrificio por el pecado. El que hubiere llevado 26
el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también
con agua su cuerpo, y después entrará en el campamento. Y 27
sacarán fuera del campamento el becerro y el macho cabrío
inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario
para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su
carne y su estiércol. El que los quemare lavará sus vestidos, 28
lavará también su cuerpo con agua, y después podrá entrar en
el campamento. Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el 29
mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas,
y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora
entre vosotros. Porque en este día se hará expiación por vo- 30
sotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de
Jehová. Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras 31
almas; es estatuto perpetuo. Hará la expiación el sacerdo- 32
te que fuere ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar
de su padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras
sagradas. Y hará la expiación por el santuario santo, y el ta- 33
bernáculo de reunión; también hará expiación por el altar, por
los sacerdotes y por todo el pueblo de la congregación. Y esto 34
tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez
17. 1–15 Levítico 176
al año por todos los pecados de Israel. Y Moisés lo hizo como
Jehová le mandó.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE
VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 15 Versos 1 al 33


Levítico Capitulo 15 Versos 1 al 33
Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Hablad a los 15, 2
hijos de Israel y decidles: Cualquier varón, cuando tuviere flujo
de semen, será inmundo. Y ésta será su inmundicia en su 3
flujo: sea que su cuerpo destiló a causa de su flujo, o que deje
de destilar a causa de su flujo, él será inmundo. Toda cama en 4
que se acostare el que tuviere flujo, será inmunda; y toda cosa

15. 5–21 Levítico 172
5 sobre que se sentare, inmunda será. Y cualquiera que tocare
su cama lavará sus vestidos; se lavará también a sí mismo con
6 agua, y será inmundo hasta la noche. Y el que se sentare sobre
aquello en que se hubiere sentado el que tiene flujo, lavará
sus vestidos, se lavará también a sí mismo con agua, y será in-
7 mundo hasta la noche. Asimismo el que tocare el cuerpo del
que tiene flujo, lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con
8 agua, y será inmundo hasta la noche. Y si el que tiene flujo
escupiere sobre el limpio, éste lavará sus vestidos, y después de
9 haberse lavado con agua, será inmundo hasta la noche. Y toda
montura sobre que cabalgare el que tuviere flujo será inmunda.
10 Cualquiera que tocare cualquiera cosa que haya estado debajo
de él, será inmundo hasta la noche; y el que la llevare, lavará
sus vestidos, y después de lavarse con agua, será inmundo hasta
11 la noche. Y todo aquel a quien tocare el que tiene flujo, y no
lavare con agua sus manos, lavará sus vestidos, y a sí mismo se
12 lavará con agua, y será inmundo hasta la noche. La vas¼a de
barro que tocare el que tiene flujo será quebrada, y toda vasija
13 de madera será lavada con agua. Cuando se hubiere limpiado
de su flujo el que tiene flujo, contará siete días desde su purificación,
y lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo en aguas
14 corrientes, y será limpio. Y el octavo día tomará dos tórtolas
o dos palominos, y vendrá delante de Jehová a la puerta del
15 tabernáculo de reunión, y los dará al sacerdote; y el sacerdote
hará del uno ofrenda por el pecado, y del otro holocausto; y el
16 sacerdote le purificará de su flujo delante de Jehová. Cuando
el hombre tuviere emisión de semen, lavará en agua todo
17 su cuerpo, y será inmundo hasta la noche. Y toda vestidura,
o toda piel sobre la cual cayere la emisión del semen, se
18 lavará con agua, y será inmunda hasta la noche. Y cuando
un hombre yaciere con una mujer y tuviere emisión de semen,
ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la noche.
19 Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su
cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare
20 será inmundo hasta la noche. Todo aquello sobre que ella se
acostare mientras estuviere separada, será inmundo; también
21 todo aquello sobre que se sentare será inmundo. Y cualquiera
que tocare su cama, lavará sus vestidos, y después de lavarse
173 Levítico 15. 22–16. 4
con agua, será inmundo hasta la noche. También cualquiera 22
que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado,
lavará sus vestidos; se lavará luego a sí mismo con agua, y será
inmundo hasta la noche. Y lo que estuviere sobre la cama, o 23
sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que lo tocare
será inmundo hasta la noche. Si alguno durmiere con ella, y 24
su menstruo fuere sobre él, será inmundo por siete días; y toda
cama sobre que durmiere, será inmunda. Y la mujer, cuando 25
siguiere el flujo de su sangre por muchos días fuera del tiempo
de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su
costumbre, todo el tiempo de su flujo será inmunda como en
los días de su costumbre. Toda cama en que durmiere todo 26
el tiempo de su flujo, le será como la cama de su costumbre;
y todo mueble sobre que se sentare, será inmundo, como la
impureza de su costumbre. Cualquiera que tocare esas cosas 27
será inmundo; y lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará
con agua, y será inmundo hasta la noche. Y cuando fuere li- 28
bre de su flujo, contará siete días, y después será limpia. Y 29
el octavo día tomará consigo dos tórtolas o dos palominos, y
los traerá al sacerdote, a la puerta del tabernáculo de reunión;
y el sacerdote hará del uno ofrenda por el pecado, y del otro 30
holocausto; y la purificará el sacerdote delante de Jehová del
flujo de su impureza. Así apartaréis de sus impurezas a los 31
hijos de Israel, a fin de que no mueran por sus impurezas por
haber contaminado mi tabernáculo que está entre ellos. Ésta 32
es la ley para el que tiene flujo, y para el que tiene emisión de
semen, viniendo a ser inmundo a causa de ello; y para la que 33
padece su costumbre, y para el que tuviere flujo, sea varón o
mujer, y para el hombre que durmiere con mujer inmunda.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Levítico Capitulo 14 Versos 1 al 57


Levítico Capitulo 14 Versos 1 al 57
14, 2 Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Ésta será la ley para
3 el leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote, y éste
saldrá fuera del campamento y lo examinará; y si ve que está
4 sana la plaga de la lepra del leproso, el sacerdote mandará
luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas,
5 limpias, y madera de cedro, grana e hisopo. Y mandará el
sacerdote matar una avecilla en un vaso de barro sobre aguas
6 corrientes. Después tomará la avecilla viva, el cedro, la grana
y el hisopo, y los mojará con la avecilla viva en la sangre de
7 la avecilla muerta sobre las aguas corrientes; y rociará siete
veces sobre el que se purifica de la lepra, y le declarará limpio;
8 y soltará la avecilla viva en el campo. Y el que se purifica
lavará sus vestidos, y raerá todo su pelo, y se lavará con agua,
y será limpio; y después entrará en el campamento, y morará
9 fuera de su tienda siete días. Y el séptimo día raerá todo el
pelo de su cabeza, su barba y las cejas de sus ojos y todo su

169 Levítico 14. 10–23
pelo, y lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo en agua, y será
limpio. El día octavo tomará dos corderos sin defecto, y una 10
cordera de un año sin tacha, y tres décimas de efa de flor de
harina para ofrenda amasada con aceite, y un log de aceite. Y 11
el sacerdote que le purifica presentará delante de Jehová al que
se ha de limpiar, con aquellas cosas, a la puerta del tabernáculo
de reunión; y tomará el sacerdote un cordero y lo ofrecerá 12
por la culpa, con el log de aceite, y lo mecerá como ofrenda
mecida delante de Jehová. Y degollará el cordero en el lugar 13
donde se degüella el sacrificio por el pecado y el holocausto, en
el lugar del santuario; porque como la víctima por el pecado,
así también la víctima por la culpa es del sacerdote; es cosa
muy sagrada. Y el sacerdote tomará de la sangre de la víc- 14
tima por la culpa, y la pondrá el sacerdote sobre el lóbulo de
la oreja derecha del que se purifica, sobre el pulgar de su mano
derecha y sobre el pulgar de su pie derecho. Asimismo el 15
sacerdote tomará del log de aceite, y lo echará sobre la palma
de su mano izquierda, y mojará su dedo derecho en el aceite 16
que tiene en su mano izquierda, y esparcirá del aceite con su
dedo siete veces delante de Jehová. Y de lo que quedare del 17
aceite que tiene en su mano, pondrá el sacerdote sobre el lóbulo
de la oreja derecha del que se purifica, sobre el pulgar de
su mano derecha y sobre el pulgar de su pie derecho, encima
de la sangre del sacrificio por la culpa. Y lo que quedare del 18
aceite que tiene en su mano, lo pondrá sobre la cabeza del que
se purifica; y hará el sacerdote expiación por él delante de Jehová.
Ofrecerá luego el sacerdote el sacrificio por el pecado, y 19
hará expiación por el que se ha de purificar de su inmundicia;
y después degollará el holocausto, y hará subir el sacerdote 20
el holocausto y la ofrenda sobre el altar. Así hará el sacerdote
expiación por él, y será limpio. Mas si fuere pobre, y no tu- 21
viere para tanto, entonces tomará un cordero para ser ofrecido
como ofrenda mecida por la culpa, para reconciliarse, y una
décima de efa de flor de harina amasada con aceite para ofrenda,
y un log de aceite, y dos tórtolas o dos palominos, según 22
pueda; uno será para expiación por el pecado, y el otro para
holocausto. Al octavo día de su purificación traerá estas cosas 23
al sacerdote, a la puerta del tabernáculo de reunión, delante

14. 24–41 Levítico 170
24 de Jehová. Y el sacerdote tomará el cordero de la expiación
por la culpa, y el log de aceite, y los mecerá el sacerdote como
25 ofrenda mecida delante de Jehová. Luego degollará el cordero
de la culpa, y el sacerdote tomará de la sangre de la culpa, y la
pondrá sobre el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica,
sobre el pulgar de su mano derecha y sobre el pulgar de su pie
26 derecho. Y el sacerdote echará del aceite sobre la palma de su
27 mano izquierda; y con su dedo derecho el sacerdote rociará
del aceite que tiene en su mano izquierda, siete veces delante
28 de Jehová. También el sacerdote pondrá del aceite que tiene
en su mano sobre el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica,
sobre el pulgar de su mano derecha y sobre el pulgar de
29 su pie derecho, en el lugar de la sangre de la culpa. Y lo que
sobre del aceite que el sacerdote tiene en su mano, lo pondrá
sobre la cabeza del que se purifica, para reconciliarlo delante
30 de Jehová. Asimismo ofrecerá una de las tórtolas o uno de los
31 palominos, según pueda. Uno en sacrificio de expiación por el
pecado, y el otro en holocausto, además de la ofrenda; y hará
el sacerdote expiación por el que se ha de purificar, delante
32 de Jehová. Ésta es la ley para el que hubiere tenido plaga de
33 lepra, y no tuviere más para su purificación. Habló también
34 Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Cuando hayáis entrado
en la tierra de Canaán, la cual yo os doy en posesión, si pusiere
yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de vuestra
35 posesión, vendrá aquel de quien fuere la casa y dará aviso
al sacerdote, diciendo: Algo como plaga ha aparecido en mi
36 casa. Entonces el sacerdote mandará desocupar la casa antes
que entre a mirar la plaga, para que no sea contaminado todo
lo que estuviere en la casa; y después el sacerdote entrará a
37 examinarla. Y examinará la plaga; y si se vieren manchas en
las paredes de la casa, manchas verdosas o rojizas, las cuales
38 parecieren más profundas que la superficie de la pared, el sacerdote
saldrá de la casa a la puerta de ella, y cerrará la casa
39 por siete días. Y al séptimo día volverá el sacerdote, y la examinará;
y si la plaga se hubiere extendido en las paredes de la
40 casa, entonces mandará el sacerdote, y arrancarán las piedras
en que estuviere la plaga, y las echarán fuera de la ciudad en
41 lugar inmundo. Y hará raspar la casa por dentro alrededor,

171 Levítico 14. 42–15. 4
y derramarán fuera de la ciudad, en lugar inmundo, el barro
que rasparen. Y tomarán otras piedras y las pondrán en lugar 42
de las piedras quitadas; y tomarán otro barro y recubrirán la
casa. Y si la plaga volviere a brotar en aquella casa, después 43
que hizo arrancar las piedras y raspar la casa, y después que
fue recubierta, entonces el sacerdote entrará y la examinará; 44
y si pareciere haberse extendido la plaga en la casa, es lepra
maligna en la casa; inmunda es. Derribará, por tanto, la tal 45
casa, sus piedras, sus maderos y toda la mezcla de la casa;
y sacarán todo fuera de la ciudad a lugar inmundo. Y cual- 46
quiera que entrare en aquella casa durante los días en que la
mandó cerrar, será inmundo hasta la noche. Y el que durmie- 47
re en aquella casa, lavará sus vestidos; también el que comiere
en la casa lavará sus vestidos. Mas si entrare el sacerdote y 48
la examinare, y viere que la plaga no se ha extendido en la
casa después que fue recubierta, el sacerdote declarará limpia
la casa, porque la plaga ha desaparecido. Entonces tomará 49
para limpiar la casa dos avecillas, y madera de cedro, grana e
hisopo; y degollará una avecilla en una vasija de barro sobre 50
aguas corrientes. Y tomará el cedro, el hisopo, la grana y la 51
avecilla viva, y los mojará en la sangre de la avecilla muerta
y en las aguas corrientes, y rociará la casa siete veces. Y 52
purificará la casa con la sangre de la avecilla, con las aguas
corrientes, con la avecilla viva, la madera de cedro, el hisopo
y la grana. Luego soltará la avecilla viva fuera de la ciudad 53
sobre la faz del campo. Así hará expiación por la casa, y será
limpia. Ésta es la ley acerca de toda plaga de lepra y de tiña, 54
y de la lepra del vestido, y de la casa, y acerca de la hincha- 55, 56
zón, y de la erupción, y de la mancha blanca, para enseñar 57
cuándo es inmundo, y cuándo limpio. Ésta es la ley tocante a
la lepra.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25 28 Aconteció en aquellos días, que los filisteos reunieron sus fuerzas para pelear con...