Canal de José Arcesio en Dailymotion y YouTube

Génesis Capitulo 33 Versos 1 al 20

Génesis Capitulo 33 Versos 1 al 20
 Alzando Jacob sus ojos, miró, y he aquí venía Esaú, y los 33 cuatrocientos hombres con él; entonces repartió él los niños 2 entre Lea y Raquel y las dos siervas. Y puso las siervas y sus niños delante, luego a Lea y sus niños, y a Raquel y a José los 3 últimos. Y él pasó delante de ellos y se inclinó a tierra siete 4 veces, hasta que llegó a su hermano. Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y 5 lloraron. Y alzó sus ojos y vio a las mujeres y los niños, y dijo: ¿Quiénes son éstos? Y él respondió: Son los niños que Dios ha 6 dado a tu siervo. Luego vinieron las siervas, ellas y sus niños, 7 y se inclinaron. Y vino Lea con sus niños, y se inclinaron; 8 y después llegó José y Raquel, y también se inclinaron. Y Esaú dijo: ¿Qué te propones con todos estos grupos que he encontrado? Y Jacob respondió: El hallar gracia en los ojos de 9 mi señor. Y dijo Esaú: Suficiente tengo yo, hermano mío; sea 10 para ti lo que es tuyo. Y dijo Jacob: No, yo te ruego; si he hallado ahora gracia en tus ojos, acepta mi presente, porque he visto tu rostro, como si hubiera visto el rostro de Dios, pues 11 que con tanto favor me has recibido. Acepta, te ruego, mi presente que te he traído, porque Dios me ha hecho merced, y todo lo que hay aquí es mío. E insistió con él, y Esaú lo tomó. 12, 13 Y Esaú dijo: Anda, vamos; y yo iré delante de ti. Y Jacob le dijo: Mi señor sabe que los niños son tiernos, y que tengo ovejas y vacas paridas; y si las fatigan, en un día morirán 14 todas las ovejas. Pase ahora mi señor delante de su siervo, y yo me iré poco a poco al paso del ganado que va delante de mí y al paso de los niños, hasta que llegue a mi señor a 15 Seir. Y Esaú dijo: Dejaré ahora contigo de la gente que viene conmigo. Y Jacob dijo: ¿Para qué esto? Halle yo gracia en los 16 ojos de mi señor. Así volvió Esaú aquel día por su camino a 17 Seir. Y Jacob fue a Sucot, y edificó allí casa para sí, e hizo cabañas para su ganado; por tanto, llamó el nombre de aquel 18 lugar Sucot. Después Jacob llegó sano y salvo a la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán, cuando venía de 19 Padan-aram; y acampó delante de la ciudad. Y compró una parte del campo, donde plantó su tienda, de mano de los hijos 20 de Hamor padre de Siquem, por cien monedas. Y erigió allí un altar, y lo llamó El-Elohe-Israel.

Génesis Capitulo 32 Versos 1 al 32

Génesis Capitulo 32 Versos 1 al 32
 Jacob siguió su camino, y le salieron al encuentro ángeles 2 de Dios. Y dijo Jacob cuando los vio: Campamento de Dios 3 es éste; y llamó el nombre de aquel lugar Mahanaim. Y envió Jacob mensajeros delante de sí a Esaú su hermano, a la tierra 4 de Seir, campo de Edom. Y les mandó diciendo: Así diréis a mi señor Esaú: Así dice tu siervo Jacob: Con Labán he morado, 5 y me he detenido hasta ahora; y tengo vacas, asnos, ovejas, y siervos y siervas; y envío a decirlo a mi señor, para hallar gracia 6 en tus ojos. Y los mensajeros volvieron a Jacob, diciendo: Vinimos a tu hermano Esaú, y él también viene a recibirte, 7 y cuatrocientos hombres con él. Entonces Jacob tuvo gran temor, y se angustió; y distribuyó el pueblo que tenía consigo, y las ovejas y las vacas y los camellos, en dos campamentos. 8 Y dijo: Si viene Esaú contra un campamento y lo ataca, el 9 otro campamento escapará. Y dijo Jacob: Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Jehová, que me dijiste: 10 Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y yo te haré bien; menor soy que todas las misericordias y que toda la verdad que has usado para con tu siervo; pues con mi cayado pasé este Jordán, 11 y ahora estoy sobre dos campamentos. Líbrame ahora de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo; no 12 venga acaso y me hiera la madre con los hijos. Y tú has dicho: Yo te haré bien, y tu descendencia será como la arena del mar, 13 que no se puede contar por la multitud. Y durmió allí aquella noche, y tomó de lo que le vino a la mano un presente para 14 su hermano Esaú: doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros, treinta camellas paridas 15 con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, veinte asnas y diez borricos. Y lo entregó a sus siervos, cada manada de por sí; y 16 dijo a sus siervos: Pasad delante de mí, y poned espacio entre manada y manada. Y mandó al primero, diciendo: Si Esaú mi 17 hermano te encontrare, y te preguntare, diciendo: ¿De quién eres? ¿y adónde vas? ¿y para quién es esto que llevas delante de ti? entonces dirás: Es un presente de tu siervo Jacob, que 18 envía a mi señor Esaú; y he aquí también él viene tras nosotros. Mandó también al segundo, y al tercero, y a todos los que iban 19 tras aquellas manadas, diciendo: Conforme a esto hablaréis a Esaú, cuando le hallareis. Y diréis también: He aquí tu siervo 20 Jacob viene tras nosotros. Porque dijo: Apaciguaré su ira con el presente que va delante de mí, y después veré su rostro; quizá le seré acepto. Pasó, pues, el presente delante de él; y él 21 durmió aquella noche en el campamento. Y se levantó aquella 22 noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc. Los tomó, pues, e hizo pasar el 23 arroyo a ellos y a todo lo que tenía. Así se quedó Jacob solo; 24 y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando 25 el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le 26 respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: 27 ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le 28 dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces 29 Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; 30 porque do: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. Y 31 cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera. Por esto no comen los hijos de Israel, hasta hoy día, 32 del tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del muslo; porque tocó a Jacob este sitio de su muslo en el tendón que se contrajo.

Génesis Capitulo 31 Versos 31 al 55

Génesis Capitulo 31 Versos 31 al 55 31 ¿por qué me hurtaste mis dioses? Respondió Jacob y dijo a Labán: Porque tuve miedo; pues pensé que quizá me quitarías 32 por fuerza tus hijas. Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado. Entró Labán en la tienda de Jacob, en la tienda de 33 Lea, y en la tienda de las dos siervas, y no los halló; y salió de la tienda de Lea, y entró en la tienda de Raquel. Pero tomó 34 Raquel los ídolos y los puso en una albarda de un camello, y se sentó sobre ellos; y buscó Labán en toda la tienda, y no los halló. Y ella dijo a su padre: No se enoje mi señor, porque no 35 me puedo levantar delante de ti; pues estoy con la costumbre de las mujeres. Y él buscó, pero no halló los ídolos. Entonces 36 Jacob se enojó, y riñó con Labán; y respondió Jacob y dijo a Labán: ¿Qué transgresión es la mía? ¿Cuál es mi pecado, para que con tanto ardor hayas venido en mi persecución? Pues 37 que has buscado en todas mis cosas, ¿qué has hallado de todos los enseres de tu casa? Ponlo aquí delante de mis hermanos y de los tuyos, y juzguen entre nosotros. Estos veinte años he 38 estado contigo; tus ovejas y tus cabras nunca abortaron, ni yo comí carnero de tus ovejas. Nunca te traje lo arrebatado por 39 las fieras: yo pagaba el daño; lo hurtado así de día como de noche, a mí me lo cobrabas. De día me consumía el calor, y 40 de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos. Así he estado 41 veinte años en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis años por tu ganado, y has cambiado mi salario diez veces. Si el Dios de mi padre, Dios de Abraham y temor de 42 Isaac, no estuviera conmigo, de cierto me enviarías ahora con las manos vacías; pero Dios vio mi aflicción y el trabajo de mis manos, y te reprendió anoche. Respondió Labán y dijo a 43 Jacob: Las hijas son hijas mías, y los hijos, hijos míos son, y las ovejas son mis ovejas, y todo lo que tú ves es mío: ¿y qué puedo yo hacer hoy a estas mis hijas, o a sus hijos que ellas han dado a luz? Ven, pues, ahora, y hagamos pacto tú y yo, y sea 44 por testimonio entre nosotros dos. Entonces Jacob tomó una 45 piedra, y la levantó por señal. Y dijo Jacob a sus hermanos: 46 Recoged piedras. Y tomaron piedras e hicieron un majano, y comieron allí sobre aquel majano. Y lo llamó Labán, Jegar 47 Sahaduta; y lo llamó Jacob, Galaad. Porque Labán dijo: Este 48 majano es testigo hoy entre nosotros dos; por eso fue llamado su nombre Galaad; y Mizpa, por cuanto dijo: Atalaye Jeho- 49 vá entre tú y yo, cuando nos apartemos el uno del otro. Si 50 afligieres a mis hijas, o si tomares otras mujeres además de mis hijas, nadie está con nosotros; mira, Dios es testigo entre 51 nosotros dos. Dijo más Labán a Jacob: He aquí este majano, 52 y he aquí esta señal, que he erigido entre tú y yo. Testigo sea este majano, y testigo sea esta señal, que ni yo pasaré de este majano contra ti, ni tú pasarás de este majano ni de esta señal 53 contra mí, para mal. El Dios de Abraham y el Dios de Nacor juzgue entre nosotros, el Dios de sus padres. Y Jacob juró por 54 aquel a quien temía Isaac su padre. Entonces Jacob inmoló víctimas en el monte, y llamó a sus hermanos a comer pan; y 55 comieron pan, y durmieron aquella noche en el monte. Y se levantó Labán de mañana, y besó sus hijos y sus hijas, y los bendijo; y regresó y se volvió a su lugar.

Génesis Capitulo 31 versos 1 al 30


Génesis Capitulo 31 versos 1 al 30
Y oía Jacob las palabras de los hijos de Labán, que decían: 31
Jacob ha tomado todo lo que era de nuestro padre, y de lo que
era de nuestro padre ha adquirido toda esta riqueza. Miraba 2
también Jacob el semblante de Labán, y veía que no era para
con él como había sido antes. También Jehová dijo a Jacob: 3
Vuélvete a la tierra de tus padres, y a tu parentela, y yo estaré
contigo. Envió, pues, Jacob, y llamó a Raquel y a Lea al cam- 4
po donde estaban sus ovejas, y les dijo: Veo que el semblante 5
de vuestro padre no es para conmigo como era antes; mas el
Dios de mi padre ha estado conmigo. Vosotras sabéis que con 6
todas mis fuerzas he servido a vuestro padre; y vuestro padre 7
me ha engañado, y me ha cambiado el salario diez veces; pero
Dios no le ha permitido que me hiciese mal. Si él decía así: 8
Los pintados serán tu salario, entonces todas las ovejas parían
pintados; y si decía así: Los listados serán tu salario; entonces
todas las ovejas parían listados. Así quitó Dios el ganado de 9
vuestro padre, y me lo dio a mí. Y sucedió que al tiempo que 10
las ovejas estaban en celo, alcé yo mis ojos y vi en sueños, y
he aquí los machos que cubrían a las hembras eran listados,
pintados y abigarrados. Y me dijo el ángel de Dios en sueños: 11
Jacob. Y yo dije: Heme aquí. Y él dijo: Alza ahora tus ojos, y 12
verás que todos los machos que cubren a las hembras son listados,
pintados y abigarrados; porque yo he visto todo lo que
Labán te ha hecho. Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste 13
la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal
14 de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento. Respondieron
Raquel y Lea, y le dijeron: ¿Tenemos acaso parte o
15 heredad en la casa de nuestro padre? ¿No nos tiene ya como
por extrañas, pues que nos vendió, y aun se ha comido del todo
16 nuestro precio? Porque toda la riqueza que Dios ha quitado
a nuestro padre, nuestra es y de nuestros hijos; ahora, pues,
17 haz todo lo que Dios te ha dicho. Entonces se levantó Jacob,
18 y subió sus hijos y sus mujeres sobre los camellos, y puso en
camino todo su ganado, y todo cuanto había adquirido, el ganado
de su ganancia que había obtenido en Padan-aram, para
19 volverse a Isaac su padre en la tierra de Canaán. Pero Labán
había ido a trasquilar sus ovejas; y Raquel hurtó los ídolos de
20 su padre. Y Jacob engañó a Labán arameo, no haciéndole sa-
21 ber que se iba. Huyó, pues, con todo lo que tenía; y se levantó
22 y pasó el Éufrates, y se dirigió al monte de Galaad. Y al ter-
23 cer día fue dicho a Labán que Jacob había huido. Entonces
Labán tomó a sus parientes consigo, y fue tras Jacob camino
24 de siete días, y le alcanzó en el monte de Galaad. Y vino Dios
a Labán arameo en sueños aquella noche, y le dijo: Guárda-
25 te que no hables a Jacob descomedidamente. Alcanzó, pues,
Labán a Jacob; y éste había fijado su tienda en el monte; y
26 Labán acampó con sus parientes en el monte de Galaad. Y
dijo Labán a Jacob: ¿Qué has hecho, que me engañaste, y has
27 traído a mis hijas como prisioneras de guerra? ¿Por qué te
escondiste para huir, y me engañaste, y no me lo hiciste saber
para que yo te despidiera con alegría y con cantares, con tam-
28 borín y arpa? Pues ni aun me dejaste besar a mis hijos y mis
29 hijas. Ahora, locamente has hecho. Poder hay en mi mano
para haceros mal; mas el Dios de tu padre me habló anoche
diciendo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente.
30Y ya que te ibas, porque tenías deseo de la casa de tu padre,

Génesis Capitulo 30 Versos 1 al 43

Génesis Capitulo 30 Versos 1 al 43
Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de 30
su hermana, y decía a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero.
Y Jacob se enojó contra Raquel, y dijo: ¿Soy yo acaso Dios, 2
que te impidió el fruto de tu vientre? Y ella dijo: He aquí mi 3
sierva Bilha; llégate a ella, y dará a luz sobre mis rodillas, y yo
también tendré hijos de ella. Así le dio a Bilha su sierva por 4
mujer; y Jacob se llegó a ella. Y concibió Bilha, y dio a luz un 5
hijo a Jacob. Dijo entonces Raquel: Me juzgó Dios, y también 6
oyó mi voz, y me dio un hijo. Por tanto llamó su nombre Dan.
Concibió otra vez Bilha la sierva de Raquel, y dio a luz un 7
segundo hijo a Jacob. Y dijo Raquel: Con luchas de Dios he 8
contendido con mi hermana, y he vencido. Y llamó su nombre
Neftalí. Viendo, pues, Lea, que había dejado de dar a luz, 9
tomó a Zilpa su sierva, y la dio a Jacob por mujer. Y Zilpa 10
sierva de Lea dio a luz un hijo a Jacob. Y dijo Lea: Vino 11
la ventura; y llamó su nombre Gad. Luego Zilpa la sierva 12
de Lea dio a luz otro hijo a Jacob. Y dijo Lea: Para dicha 13
mía; porque las mujeres me dirán dichosa; y llamó su nombre
Aser. Fue Rubén en tiempo de la siega de los trigos, y halló 14
mandrágoras en el campo, y las trajo a Lea su madre; y dijo
Raquel a Lea: Te ruego que me des de las mandrágoras de
tu hijo. Y ella respondió: ¿Es poco que hayas tomado mi 15
marido, sino que también te has de llevar las mandrágoras de
mi hijo? Y dijo Raquel: Pues dormirá contigo esta noche por
las mandrágoras de tu hijo. Cuando, pues, Jacob volvía del 16
campo a la tarde, salió Lea a él, y le dijo: Llégate a mí, porque
a la verdad te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y
durmió con ella aquella noche. Y oyó Dios a Lea; y concibió, 17
y dio a luz el quinto hijo a Jacob. Y dijo Lea: Dios me ha 18
dado mi recompensa, por cuanto di mi sierva a mi marido;
19 por eso llamó su nombre Isacar. Después concibió Lea otra
20 vez, y dio a luz el sexto hijo a Jacob. Y dijo Lea: Dios me
ha dado una buena dote; ahora morará conmigo mi marido,
porque le he dado a luz seis hijos; y llamó su nombre Zabulón.
21, 22 Después dio a luz una hija, y llamó su nombre Dina. Y se
23 acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos. Y
concibió, y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta;
24 y llamó su nombre José, diciendo: Añádame Jehová otro hijo.
25 Aconteció cuando Raquel hubo dado a luz a José, que Jacob
26 dijo a Labán: Envíame, e iré a mi lugar, y a mi tierra. Dame
mis mujeres y mis hijos, por las cuales he servido contigo, y
27 déjame ir; pues tú sabes los servicios que te he hecho. Y Labán
le respondió: Halle yo ahora gracia en tus ojos, y quédate; he
28 experimentado que Jehová me ha bendecido por tu causa. Y
29 dijo: Señálame tu salario, y yo lo daré. Y él respondió: Tú
sabes cómo te he servido, y cómo ha estado tu ganado conmigo.
30 Porque poco tenías antes de mi venida, y ha crecido en gran
número, y Jehová te ha bendecido con mi llegada; y ahora,
31 ¿cuándo trabajaré también por mi propia casa? Y él dijo:
¿Qué te daré? Y respondió Jacob: No me des nada; si hicieres
32 por mí esto, volveré a apacentar tus ovejas. Yo pasaré hoy por
todo tu rebaño, poniendo aparte todas las ovejas manchadas
y salpicadas de color, y todas las ovejas de color oscuro, y
las manchadas y salpicadas de color entre las cabras; y esto
33 será mi salario. Así responderá por mí mi honradez mañana,
cuando vengas a reconocer mi salario; toda la que no fuere
pintada ni manchada en las cabras, y de color oscuro entre
34 mis ovejas, se me ha de tener como de hurto. Dijo entonces
35 Labán: Mira, sea como tú dices. Y Labán apartó aquel día
los machos cabríos manchados y rayados, y todas las cabras
manchadas y salpicadas de color, y toda aquella que tenía en sí
algo de blanco, y todas las de color oscuro entre las ovejas, y las
36 puso en mano de sus hijos. Y puso tres días de camino entre sí
37 y Jacob; y Jacob apacentaba las otras ovejas de Labán. Tomó
luego Jacob varas verdes de álamo, de avellano y de castaño,
y descortezó en ellas mondaduras blancas, descubriendo así
38 lo blanco de las varas. Y puso las varas que había mondado
delante del ganado, en los canales de los abrevaderos del agua
donde venían a beber las ovejas, las cuales procreaban cuando
venían a beber. Así concebían las ovejas delante de las varas; 39
y parían borregos listados, pintados y salpicados de diversos
colores. Y apartaba Jacob los corderos, y ponía con su propio 40
rebaño los listados y todo lo que era oscuro del hato de Labán.
Y ponía su hato aparte, y no lo ponía con las ovejas de Labán.
Y sucedía que cuantas veces se hallaban en celo las ovejas 41
más fuertes, Jacob ponía las varas delante de las ovejas en los
abrevaderos, para que concibiesen a la vista de las varas. Pero 42
cuando venían las ovejas más débiles, no las ponía; así eran las
más débiles para Labán, y las más fuertes para Jacob. Y se 43
enriqueció el varón muchísimo, y tuvo muchas ovejas, y siervas
y siervos, y camellos y asnos.

Génesis Capitulo 29 Versos 1 al 35

Génesis Capitulo 29 Versos 1 al 35
Siguió luego Jacob su camino, y fue a la tierra de los orienta- 29
les. Y miró, y vio un pozo en el campo; y he aquí tres rebaños 2
de ovejas que yacían cerca de él, porque de aquel pozo abrevaban
los ganados; y había una gran piedra sobre la boca del
pozo. Y juntaban allí todos los rebaños; y revolvían la piedra 3
de la boca del pozo, y abrevaban las ovejas, y volvían la piedra
sobre la boca del pozo a su lugar. Y les dijo Jacob: Hermanos 4
míos, ¿de dónde sois? Y ellos respondieron: De Harán somos.
Él les dijo: ¿Conocéis a Labán hijo de Nacor? Y ellos dijeron: 5
Sí, le conocemos. Y él les dijo: ¿Está bien? Y ellos dijeron: 6
Bien, y he aquí Raquel su hija viene con las ovejas. Y él dijo: 7
He aquí es aún muy de día; no es tiempo todavía de recoger el
ganado; abrevad las ovejas, e id a apacentarlas. Y ellos res- 8
pondieron: No podemos, hasta que se junten todos los rebaños,
y remuevan la piedra de la boca del pozo, para que abrevemos
las ovejas. Mientras él aún hablaba con ellos, Raquel vino con
10 el rebaño de su padre, porque ella era la pastora. Y sucedió
que cuando Jacob vio a Raquel, hija de Labán hermano de
su madre, y las ovejas de Labán el hermano de su madre, se
acercó Jacob y removió la piedra de la boca del pozo, y abre-
11 vó el rebaño de Labán hermano de su madre. Y Jacob besó a
12 Raquel, y alzó su voz y lloró. Y Jacob dijo a Raquel que él era
hermano de su padre, y que era hijo de Rebeca; y ella corrió,
13 y dio las nuevas a su padre. Así que oyó Labán las nuevas de
Jacob, hijo de su hermana, corrió a recibirlo, y lo abrazó, lo
besó, y lo trajo a su casa; y él contó a Labán todas estas cosas.
14 Y Labán le dijo: Ciertamente hueso mío y carne mía eres. Y
15 estuvo con él durante un mes. Entonces dijo Labán a Jacob:
¿Por ser tú mi hermano, me servirás de balde? Dime cuál será
16 tu salario. Y Labán tenía dos hijas: el nombre de la mayor era
17 Lea, y el nombre de la menor, Raquel. Y los ojos de Lea eran
delicados, pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso
18 parecer. Y Jacob amó a Raquel, y dijo: Yo te serviré siete
19 años por Raquel tu hija menor. Y Labán respondió: Mejor es
que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate con-
20 migo. Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron
21 como pocos días, porque la amaba. Entonces dijo Jacob a Labán:
Dame mi mujer, porque mi tiempo se ha cumplido, para
22 unirme a ella. Entonces Labán juntó a todos los varones de
23 aquel lugar, e hizo banquete. Y sucedió que a la noche tomó
24 a Lea su hija, y se la trajo; y él se llegó a ella. Y dio Labán su
25 sierva Zilpa a su hija Lea por criada. Venida la mañana, he
aquí que era Lea; y Jacob dijo a Labán: ¿Qué es esto que me
has hecho? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me
26 has engañado? Y Labán respondió: No se hace así en nuestro
27 lugar, que se dé la menor antes de la mayor. Cumple la semana
de ésta, y se te dará también la otra, por el servicio que
28 hagas conmigo otros siete años. E hizo Jacob así, y cumplió
la semana de aquélla; y él le dio a Raquel su hija por mujer.
29, 30 Y dio Labán a Raquel su hija su sierva Bilha por criada. Y
se llegó también a Raquel, y la amó también más que a Lea;
31 y sirvió a Labán aún otros siete años. Y vio Jehová que Lea
32 era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril. Y
concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén,
porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto,
me amará mi marido. Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, 33
y dijo: Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me
ha dado también éste. Y llamó su nombre Simeón. Y concibió 34
otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Ahora esta vez se unirá mi
marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos; por tanto,
llamó su nombre Leví. Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, 35
y dijo: Esta vez alabaré a Jehová; por esto llamó su nombre
Judá; y dejó de dar a luz.

Génesis Capitulo 28 Versos 1 al 22

Génesis Capitulo 28 Versos 1 al 22
28 Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó
2 diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán. Levántate,
ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y
toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.
3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te
4 multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; y te dé
la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para
que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham.
5 Así envió Isaac a Jacob, el cual fue a Padan-aram, a Labán
hijo de Betuel arameo, hermano de Rebeca madre de Jacob
6 y de Esaú. Y vio Esaú cómo Isaac había bendecido a Jacob,
y le había enviado a Padan-aram, para tomar para sí mujer
de allí; y que cuando le bendijo, le había mandado diciendo:
7 No tomarás mujer de las hijas de Canaán; y que Jacob había
obedecido a su padre y a su madre, y se había ido a Padan-
8 aram. Vio asimismo Esaú que las hijas de Canaán parecían
9 mal a Isaac su padre; y se fue Esaú a Ismael, y tomó para sí
por mujer a Mahalat, hija de Ismael hijo de Abraham, hermana
10 de Nebaiot, además de sus otras mujeres. Salió, pues, Jacob
11 de Beerseba, y fue a Harán. Y llegó a un cierto lugar, y durmió
allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de
aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar.
12 Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra,
y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que
subían y descendían por ella. Y he aquí, Jehová estaba en lo 13
alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham
tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado
te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia 14
como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al
oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán
benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo, y 15
te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a
esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te
he dicho. Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente 16
Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. Y tuvo miedo, 17
y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa
de Dios, y puerta del cielo. Y se levantó Jacob de mañana, 18
y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por
señal, y derramó aceite encima de ella. Y llamó el nombre 19
de aquel lugar Bet-el, aunque Luz era el nombre de la ciudad
primero. E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, 20
y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para
comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi 21
padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por 22
señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo
apartaré para ti.

osCurve Tienda OnLine Software de Avangate.com, RegNow.com, ClickBank.com


Génesis Capitulo 27 Versos 27 al 46

Génesis Capitulo 27 Versos 27 al 46
Y Jacob se acer- 27
có, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo,
diciendo: Mira, el olor de mi hijo, Como el olor del campo que
Jehová ha bendecido; Dios, pues, te dé del rocío del cielo, Y 28
de las grosuras de la tierra, Y abundancia de trigo y de mosto.
Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a ti; Sé señor de tus 29
hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos
los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren. Y 30
aconteció, luego que Isaac acabó de bendecir a Jacob, y apenas
había salido Jacob de delante de Isaac su padre, que Esaú su
hermano volvió de cazar. E hizo él también guisados, y trajo 31
a su padre, y le dijo: Levántese mi padre, y coma de la caza de
su hijo, para que me bendiga. Entonces Isaac su padre le dijo: 32
¿Quién eres tú? Y él le dijo: Yo soy tu hijo, tu primogénito,
Esaú. Y se estremeció Isaac grandemente, y dijo: ¿Quién es el 33
que vino aquí, que trajo caza, y me dio, y comí de todo antes
que tú vinieses? Yo le bendije, y será bendito. Cuando Esaú 34
oyó las palabras de su padre, clamó con una muy grande y
muy amarga exclamación, y le dijo: Bendíceme también a mí,
padre mío. Y él dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó 35
tu bendición. Y Esaú respondió: Bien llamaron su nombre 36
Jacob, pues ya me ha suplantado dos veces: se apoderó de mi
primogenitura, y he aquí ahora ha tomado mi bendición. Y
dijo: ¿No has guardado bendición para mí? Isaac respondió 37
y dijo a Esaú: He aquí yo le he puesto por señor tuyo, y le he
dado por siervos a todos sus hermanos; de trigo y de vino le
he provisto; ¿qué, pues, te haré a ti ahora, hijo mío? Y Esaú 38
respondió a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición,
padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú
su voz, y lloró. Entonces Isaac su padre habló y le dijo: He 39
aquí, será tu habitación en grosuras de la tierra, Y del rocío de
los cielos de arriba; Y por tu espada vivirás, y a tu hermano 40
servirás; Y sucederá cuando te fortalezcas, Que descargarás su
yugo de tu cerviz. Y aborreció Esaú a Jacob por la bendición 41
con que su padre le había bendecido, y dijo en su corazón: Llegarán
los días del luto de mi padre, y yo mataré a mi hermano
42 Jacob. Y fueron dichas a Rebeca las palabras de Esaú su hijo
mayor; y ella envió y llamó a Jacob su hijo menor, y le dijo: He
aquí, Esaú tu hermano se consuela acerca de ti con la idea de
43 matarte. Ahora pues, hijo mío, obedece a mi voz; levántate
44 y huye a casa de Labán mi hermano en Harán, y mora con
él algunos días, hasta que el enojo de tu hermano se mitigue;
45 hasta que se aplaque la ira de tu hermano contra ti, y olvide
lo que le has hecho; yo enviaré entonces, y te traeré de allá.
46 ¿Por qué seré privada de vosotros ambos en un día? Y dijo
Rebeca a Isaac: Fastidio tengo de mi vida, a causa de las hijas
de Het. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas,
de las hijas de esta tierra, ¿para qué quiero la vida?

Génesis Capitulo 27 versos 1 al 26

Génesis Capitulo 27 versos 1 al 26
Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscu- 27
recieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le
2 dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. Y él dijo: He aquí
3 ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. Toma, pues, ahora tus
4 armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y
hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré,
5 para que yo te bendiga antes que muera. Y Rebeca estaba
oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú
6 al campo para buscar la caza que había de traer. Entonces
Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a
7 tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme
caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en
8 presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo
9 mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado,
y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré
10 de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las
llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de
11 su muerte. Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú
12 mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño. Quizá me palpará
mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí
13 maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío,
sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y ve y
14 tráemelos. Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre;
15 y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó
Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que
16 ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor; y cubrió
sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las
17 pieles de los cabritos; y entregó los guisados y el pan que ha-
18 bía preparado, en manos de Jacob su hijo. Entonces éste fue
a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí;
19 ¿quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú
tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y
20 siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces
Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo
mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la en-
21 contrase delante de mí. E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora,
22 y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se
acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz
23 es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú. Y no
le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de
Esaú; y le bendijo. Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob 24
respondió: Yo soy. Dijo también: Acércamela, y comeré de la 25
caza de mi hijo, para que yo te bendiga; y Jacob se la acercó, e
Isaac comió; le trajo también vino, y bebió. Y le dijo Isaac su 26
padre: Acércate ahora, y bésame, hijo mío.

Génesis Capitulo 26 Versos 1 al 35

Génesis Capitulo 26 Versos 1 al 35
26 Después hubo hambre en la tierra, además de la primera
hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a
2 Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. Y se le apareció Jehová,
y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo
3 te diré. Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo,
y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas
tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu pa-
4 dre. Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo,
y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las nacio-
5 nes de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó
Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos,
6, 7 mis estatutos y mis leyes. Habitó, pues, Isaac en Gerar. Y los
hombres de aquel lugar le preguntaron acerca de su mujer; y él
respondió: Es mi hermana; porque tuvo miedo de decir: Es mi
mujer; pensando que tal vez los hombres del lugar lo matarían
8 por causa de Rebeca, pues ella era de hermoso aspecto. Sucedió
que después que él estuvo allí muchos días, Abimelec, rey
de los filisteos, mirando por una ventana, vio a Isaac que aca-
9 riciaba a Rebeca su mujer. Y llamó Abimelec a Isaac, y dijo:
He aquí ella es de cierto tu mujer. ¿Cómo, pues, dijiste: Es mi
hermana? E Isaac le respondió: Porque dije: Quizá moriré por
10 causa de ella. Y Abimelec dijo: ¿Por qué nos has hecho esto?
Por poco hubiera dormido alguno del pueblo con tu mujer, y
11 hubieras traído sobre nosotros el pecado. Entonces Abimelec
mandó a todo el pueblo, diciendo: El que tocare a este hombre
12 o a su mujer, de cierto morirá. Y sembró Isaac en aquella
tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jeho-
13 vá. El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció
14 hasta hacerse muy poderoso. Y tuvo hato de ovejas, y hato
de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia.
15 Y todos los pozos que habían abierto los criados de Abraham
su padre en sus días, los filisteos los habían cegado y llenado
16 de tierra. Entonces d¼o Abimelec a Isaac: Apártate de nosotros,
porque mucho más poderoso que nosotros te has hecho.
E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habi- 17
tó allí. Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían 18
abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos
habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó
por los nombres que su padre los había llamado. Pero cuando 19
los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo
de aguas vivas, los pastores de Gerar riñeron con los pastores 20
de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso llamó el nombre
del pozo Esek, porque habían altercado con él. Y abrieron 21
otro pozo, y también riñeron sobre él; y llamó su nombre Sitna.
Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y no riñeron sobre él; 22
y llamó su nombre Rehobot, y dijo: Porque ahora Jehová nos
ha prosperado, y fructificaremos en la tierra. Y de allí subió 23
a Beerseba. Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: 24
Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy
contigo, y yo bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por
amor de Abraham mi siervo. Y edificó allí un altar, e invocó 25
el nombre de Jehová, y plantó allí su tienda; y abrieron allí los
siervos de Isaac un pozo. Y Abimelec vino a él desde Gerar, y 26
Ahuzat, amigo suyo, y Ficol, capitán de su ejército. Y les dijo 27
Isaac: ¿Por qué venís a mí, pues que me habéis aborrecido, y
me echasteis de entre vosotros? Y ellos respondieron: Hemos 28
visto que Jehová está contigo; y dijimos: Haya ahora juramento
entre nosotros, entre tú y nosotros, y haremos pacto contigo,
que no nos hagas mal, como nosotros no te hemos tocado, y 29
como solamente te hemos hecho bien, y te enviamos en paz; tú
eres ahora bendito de Jehová. Entonces él les hizo banquete, 30
y comieron y bebieron. Y se levantaron de madrugada, y ju- 31
raron el uno al otro; e Isaac los despidió, y ellos se despidieron
de él en paz. En aquel día sucedió que vinieron los criados de 32
Isaac, y le dieron nuevas acerca del pozo que habían abierto,
y le dijeron: Hemos hallado agua. Y lo llamó Seba; por esta 33
causa el nombre de aquella ciudad es Beerseba hasta este día.
Y cuando Esaú era de cuarenta años, tomó por mujer a Judit 34
hija de Beeri heteo, y a Basemat hija de Elón heteo; y fueron 35
amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca.

Génesis Capitulo 25 Versos 2 al 34

Génesis Capitulo 25 Versos 2 al 34
25, 2 Abraham tomó otra mujer, cuyo nombre era Cetura, la
cual le dio a luz a Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y
3 Súa. Y Jocsán engendró a Seba y a Dedán; e hijos de Dedán
4 fueron Asurim, Letusim y Leumim. E hijos de Madián: Efa,
Efer, Hanoc, Abida y Elda. Todos éstos fueron hijos de Cetura.
5, 6 Y Abraham dio todo cuanto tenía a Isaac. Pero a los hijos de
sus concubinas dio Abraham dones, y los envió lejos de Isaac
su hijo, mientras él vivía, hacia el oriente, a la tierra oriental.
7 Y éstos fueron los días que vivió Abraham: ciento setenta y
8 cinco años. Y exhaló el espíritu, y murió Abraham en buena
9 vejez, anciano y lleno de años, y fue unido a su pueblo. Y lo
sepultaron Isaac e Ismael sus hijos en la cueva de Macpela, en
la heredad de Efrón hijo de Zohar heteo, que está enfrente de
10 Mamre, heredad que compró Abraham de los hijos de Het;
11 allí fue sepultado Abraham, y Sara su mujer. Y sucedió, después
de muerto Abraham, que Dios bendijo a Isaac su hijo; y
habitó Isaac junto al pozo del Viviente-que-me-ve. Éstos son 12
los descendientes de Ismael hijo de Abraham, a quien le dio a
luz Agar egipcia, sierva de Sara; estos, pues, son los nombres 13
de los hijos de Ismael, nombrados en el orden de su nacimiento:
El primogénito de Ismael, Nebaiot; luego Cedar, Adbeel,
Mibsam, Misma, Duma, Massa, Hadar, Tema, Jetur, Nafis 14, 15
y Cedema. Éstos son los hijos de Ismael, y estos sus nombres, 16
por sus villas y por sus campamentos; doce príncipes por sus
familias. Y éstos fueron los años de la vida de Ismael, ciento 17
treinta y siete años; y exhaló el espíritu Ismael, y murió, y fue
unido a su pueblo. Y habitaron desde Havila hasta Shur, que 18
está enfrente de Egipto viniendo a Asiria; y murió en presencia
de todos sus hermanos. Éstos son los descendientes de Isaac 19
hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac, y era Isaac de 20
cuarenta años cuando tomó por mujer a Rebeca, hija de Betuel
arameo de Padan-aram, hermana de Labán arameo. Y 21
oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y lo aceptó
Jehová, y concibió Rebeca su mujer. Y los hijos luchaban 22
dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a
consultar a Jehová; y le respondió Jehová: Dos naciones hay 23
en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas;
El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor
servirá al menor. Cuando se cumplieron sus días para dar a 24
luz, he aquí había gemelos en su vientre. Y salió el prime- 25
ro rubio, y era todo velludo como una pelliza; y llamaron su
nombre Esaú. Después salió su hermano, trabada su mano al 26
calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Y era Isaac
de edad de sesenta años cuando ella los dio a luz. Y crecieron 27
los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo;
pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas. Y amó 28
Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a
Jacob. Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del cam- 29
po, cansado, dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de 30
ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado
su nombre Edom. Y Jacob respondió: Véndeme en este día 31
tu primogenitura. Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a 32
morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? Y dijo 33
Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su
34 primogenitura. Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado
de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así
menospreció Esaú la primogenitura.

Génesis Capitulo 24 versos 38 al 67

Génesis Capitulo 24 versos 38 al 67
38 habito; sino que irás a la casa de mi padre y a mi parentela,
y tomarás mujer para mi hijo. Y yo dije: Quizás la mujer no 39
querrá seguirme. Entonces él me respondió: Jehová, en cuya 40
presencia he andado, enviará su ángel contigo, y prosperará
tu camino; y tomarás para mi hijo mujer de mi familia y de
la casa de mi padre. Entonces serás libre de mi juramento, 41
cuando hayas llegado a mi familia; y si no te la dieren, serás
libre de mi juramento. Llegué, pues, hoy a la fuente, y dije: 42
Jehová, Dios de mi señor Abraham, si tú prosperas ahora mi
camino por el cual ando, he aquí yo estoy junto a la fuen- 43
te de agua; sea, pues, que la doncella que saliere por agua, a
la cual dijere: Dame de beber, te ruego, un poco de agua de
tu cántaro, y ella me respondiere: Bebe tú, y también para 44
tus camellos sacaré agua; sea ésta la mujer que destinó Jehová
para el hijo de mi señor. Antes que acabase de hablar en 45
mi corazón, he aquí Rebeca, que salía con su cántaro sobre su
hombro; y descendió a la fuente, y sacó agua; y le dije: te ruego
que me des de beber. Y bajó prontamente su cántaro de enci- 46
ma de sí, y dijo: Bebe, y también a tus camellos daré de beber.
Y bebí, y dio también de beber a mis camellos. Entonces le 47
pregunté, y dije: ¿De quién eres hija? Y ella respondió: Hija de
Betuel hijo de Nacor, que le dio a luz Milca. Entonces le puse
un pendiente en su nariz, y brazaletes en sus brazos; y me 48
incliné y adoré a Jehová, y bendije a Jehová Dios de mi señor
Abraham, que me había guiado por camino de verdad para
tomar la hija del hermano de mi señor para su hijo. Ahora, 49
pues, si vosotros hacéis misericordia y verdad con mi señor,
declarádmelo; y si no, declarádmelo; y me iré a la diestra o
a la siniestra. Entonces Labán y Betuel respondieron y dije- 50
ron: De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte malo ni
bueno. He ahí Rebeca delante de ti; tómala y vete, y sea mu- 51
jer del hijo de tu señor, como lo ha dicho Jehová. Cuando el 52
criado de Abraham oyó sus palabras, se inclinó en tierra ante
Jehová. Y sacó el criado alhajas de plata y alhajas de oro, y 53
vestidos, y dio a Rebeca; también dio cosas preciosas a su hermano
y a su madre. Y comieron y bebieron él y los varones 54
que venían con él, y durmieron; y levantándose de mañana, dijo:
Enviadme a mi señor. Entonces respondieron su hermano 55
y su madre: Espere la doncella con nosotros a lo menos diez
56 días, y después irá. Y él les dijo: No me detengáis, ya que
Jehová ha prosperado mi camino; despachadme para que me
57 vaya a mi señor. Ellos respondieron entonces: Llamemos a la
58 doncella y preguntémosle. Y llamaron a Rebeca, y le dijeron:
59 ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré. Entonces
dejaron ir a Rebeca su hermana, y a su nodriza, y al criado
60 de Abraham y a sus hombres. Y bendijeron a Rebeca, y le
dijeron: Hermana nuestra, sé madre de millares de millares, y
61 posean tus descendientes la puerta de sus enemigos. Entonces
se levantó Rebeca y sus doncellas, y montaron en los camellos,
62 y siguieron al hombre; y el criado tomó a Rebeca, y se fue. Y
venía Isaac del pozo del Viviente-que-me-ve; porque él habi-
63 taba en el Neguev. Y había salido Isaac a meditar al campo,
a la hora de la tarde; y alzando sus ojos miró, y he aquí los
64 camellos que venían. Rebeca también alzó sus ojos, y vio a
65 Isaac, y descendió del camello; porque había preguntado al
criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros?
Y el criado había respondido: Éste es mi señor. Ella
66 entonces tomó el velo, y se cubrió. Entonces el criado contó
67 a Isaac todo lo que había hecho. Y la trajo Isaac a la tienda
de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se
consoló Isaac después de la muerte de su madre.

Génesis Capitulo 24 Versos 1 al 37

Génesis Capitulo 24 Versos 1 al 37
Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová 24
había bendecido a Abraham en todo. Y dijo Abraham a un 2
criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba
en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo,
y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la 3
tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los
cananeos, entre los cuales yo habito; sino que irás a mi tierra 4
y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac. El cria- 5
do le respondió: Quizá la mujer no querrá venir en pos de mí a
esta tierra. ¿Volveré, pues, tu hijo a la tierra de donde saliste?
Y Abraham le dijo: Guárdate que no vuelvas a mi hijo allá. 6
Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre 7
y de la tierra de mi parentela, y me habló y me juró, diciendo:
A tu descendencia daré esta tierra; él enviará su ángel delante
de ti, y tú traerás de allá mujer para mi hijo. Y si la mujer 8
no quisiere venir en pos de ti, serás libre de este mi juramento;
solamente que no vuelvas allá a mi hijo. Entonces el criado 9
puso su mano debajo del muslo de Abraham su señor, y le
juró sobre este negocio. Y el criado tomó diez camellos de los 10
camellos de su señor, y se fue, tomando toda clase de regalos
escogidos de su señor; y puesto en camino, llegó a Mesopotamia,
a la ciudad de Nacor. E hizo arrodillar los camellos fuera 11
de la ciudad, junto a un pozo de agua, a la hora de la tarde, la
hora en que salen las doncellas por agua. Y dijo: Oh Jehová, 12
Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen
encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham. He aquí 13
yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones
de esta ciudad salen por agua. Sea, pues, que la doncella a 14
quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba,
y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus
camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo
Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con
mi señor. Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he 15
aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer
de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro
sobre su hombro. Y la doncella era de aspecto muy hermoso, 16
virgen, a la que varón no había conocido; la cual descendió a
la fuente, y llenó su cántaro, y se volvía. Entonces el criado 17
corrió hacia ella, y dijo: Te ruego que me des a beber un poco
18 de agua de tu cántaro. Ella respondió: Bebe, señor mío; y se
dio prisa a bajar su cántaro sobre su mano, y le dio a beber.
19 Y cuando acabó de darle de beber, dijo: También para tus ca-
20 mellos sacaré agua, hasta que acaben de beber. Y se dio prisa,
y vació su cántaro en la pila, y corrió otra vez al pozo para
21 sacar agua, y sacó para todos sus camellos. Y el hombre estaba
maravillado de ella, callando, para saber si Jehová había
22 prosperado su viaje, o no. Y cuando los camellos acabaron de
beber, le dio el hombre un pendiente de oro que pesaba medio
23 siclo, y dos brazaletes que pesaban diez, y dijo: ¿De quién eres
hija? Te ruego que me digas: ¿hay en casa de tu padre lugar
24 donde posemos? Y ella respondió: Soy hija de Betuel hijo de
25 Milca, el cual ella dio a luz a Nacor. Y añadió: También hay
26 en nuestra casa paja y mucho forraje, y lugar para posar. El
27 hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová, y dijo: Bendito
sea Jehová, Dios de mi amo Abraham, que no apartó de mi
amo su misericordia y su verdad, guiándome Jehová en el ca-
28 mino a casa de los hermanos de mi amo. Y la doncella corrió,
29 e hizo saber en casa de su madre estas cosas. Y Rebeca tenía
un hermano que se llamaba Labán, el cual corrió afuera hacia
30 el hombre, a la fuente. Y cuando vio el pendiente y los brazaletes
en las manos de su hermana, que decía: Así me habló
aquel hombre, vino a él; y he aquí que estaba con los camellos
31 junto a la fuente. Y le dijo: Ven, bendito de Jehová; ¿por qué
estás fuera? He preparado la casa, y el lugar para los camellos.
32 Entonces el hombre vino a casa, y Labán desató los camellos;
y les dio paja y forraje, y agua para lavar los pies de él, y los
33 pies de los hombres que con él venían. Y le pusieron delante
qué comer; mas él dijo: No comeré hasta que haya dicho mi
34 mensaje. Y él le dijo: Habla. Entonces dijo: Yo soy criado de
35 Abraham. Y Jehová ha bendecido mucho a mi amo, y él se ha
engrandecido; y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos
36 y siervas, camellos y asnos. Y Sara, mujer de mi amo, dio a
luz en su vejez un hijo a mi señor, quien le ha dado a él todo
37 cuanto tiene. Y mi amo me hizo jurar, diciendo: No tomarás
para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, en cuya tierra

Génesis Capitulo 23 Versos 1 al 20

Génesis Capitulo 23 Versos 1 al 20
Fue la vida de Sara ciento veintisiete años; tantos fueron los 23
años de la vida de Sara. Y murió Sara en Quiriat-arba, que es 2
Hebrón, en la tierra de Canaán; y vino Abraham a hacer duelo
por Sara, y a llorarla. Y se levantó Abraham de delante de 3
su muerta, y habló a los hijos de Het, diciendo: Extranjero y 4
forastero soy entre vosotros; dadme propiedad para sepultura
5 entre vosotros, y sepultaré mi muerta de delante de mí. Y
6 respondieron los hijos de Het a Abraham, y le dijeron: Óyenos,
señor nuestro; eres un príncipe de Dios entre nosotros; en
lo mejor de nuestros sepulcros sepulta a tu muerta; ninguno
de nosotros te negará su sepulcro, ni te impedirá que entierres
7 tu muerta. Y Abraham se levantó, y se inclinó al pueblo de
8 aquella tierra, a los hijos de Het, y habló con ellos, diciendo:
Si tenéis voluntad de que yo sepulte mi muerta de delante de
9 mí, oídme, e interceded por mí con Efrón hijo de Zohar, para
que me dé la cueva de Macpela, que tiene al extremo de su
heredad; que por su justo precio me la dé, para posesión de
10 sepultura en medio de vosotros. Este Efrón estaba entre los
hijos de Het; y respondió Efrón heteo a Abraham, en presencia
de los hijos de Het, de todos los que entraban por la puerta
11 de su ciudad, diciendo: No, señor mío, óyeme: te doy la heredad,
y te doy también la cueva que está en ella; en presencia
12 de los hijos de mi pueblo te la doy; sepulta tu muerta. En-
13 tonces Abraham se inclinó delante del pueblo de la tierra, y
respondió a Efrón en presencia del pueblo de la tierra, diciendo:
Antes, si te place, te ruego que me oigas. Yo daré el precio
de la heredad; tómalo de mí, y sepultaré en ella mi muerta.
14, 15 Respondió Efrón a Abraham, diciéndole: Señor mío, escúchame:
la tierra vale cuatrocientos siclos de plata; ¿qué es esto
16 entre tú y yo? Entierra, pues, tu muerta. Entonces Abraham
se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que
dijo, en presencia de los hijos de Het, cuatrocientos siclos de
17 plata, de buena ley entre mercaderes. Y quedó la heredad de
Efrón que estaba en Macpela al oriente de Mamre, la heredad
con la cueva que estaba en ella, y todos los árboles que había
18 en la heredad, y en todos sus contornos, como propiedad de
Abraham, en presencia de los hijos de Het y de todos los que
19 entraban por la puerta de la ciudad. Después de esto sepultó
Abraham a Sara su mujer en la cueva de la heredad de Macpela
al oriente de Mamre, que es Hebrón, en la tierra de Canaán.
20 Y quedó la heredad y la cueva que en ella había, de Abraham,
como una posesión para sepultura, recibida de los hijos de Het.

Génesis Capitulo 22 Versos 1 al 24

Génesis Capitulo 22 Versos 1 al 24
22 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abra-
2 ham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo:
Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a
tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los
3 montes que yo te diré. Y Abraham se levantó muy de mañana,
y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a
Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue
4 al lugar que Dios le dijo. Al tercer día alzó Abraham sus ojos,
5 y vio el lugar de lejos. Entonces dijo Abraham a sus siervos:
Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí
6 y adoraremos, y volveremos a vosotros. Y tomó Abraham la
leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó
7 en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. Entonces
habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y
él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego
8 y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y
respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto,
hijo mío. E iban juntos. Y cuando llegaron al lugar 9
que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso
la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la
leña. Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para 10
degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces 11
desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme
aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni 12
le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto
no me rehusaste tu hijo, tu único. Entonces alzó Abraham sus 13
ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un
zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo
ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Y llamó Abraham 14
el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice
hoy: En el monte de Jehová será provisto. Y llamó el ángel 15
de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, y di- 16
jo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has
hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de 17
cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las
estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar;
y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En 18
tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por
cuanto obedeciste a mi voz. Y volvió Abraham a sus siervos, 19
y se levantaron y se fueron juntos a Beerseba; y habitó Abraham
en Beerseba. Aconteció después de estas cosas, que fue 20
dada noticia a Abraham, diciendo: He aquí que también Milca
ha dado a luz hijos a Nacor tu hermano: Uz su primogénito, 21
Buz su hermano, Kemuel padre de Aram, Quesed, Hazo, Pil- 22
das, Jidlaf y Betuel. Y Betuel fue el padre de Rebeca. Éstos 23
son los ocho hijos que dio a luz Milca, de Nacor hermano de
Abraham. Y su concubina, que se llamaba Reúma, dio a luz 24
también a Teba, a Gaham, a Tahas y a Maaca.

Génesis Capitulo 21 Versos 1 al 34

Génesis Capitulo 21 Versos 1 al 34
Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con 21
Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham 2
un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho. Y 3
llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio
a luz Sara, Isaac. Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de 4
ocho días, como Dios le había mandado. Y era Abraham de 5
cien años cuando nació Isaac su hijo. Entonces dijo Sara: Dios 6
me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo.
Y añadió: ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar 7
de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez. Y 8
creció el niño, y fue destetado; e hizo Abraham gran banquete
el día que fue destetado Isaac. Y vio Sara que el hijo de 9
Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham,
se burlaba de su hijo Isaac. Por tanto, dijo a Abraham: Echa 10
a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de
heredar con Isaac mi hijo. Este dicho pareció grave en gran 11
manera a Abraham a causa de su hijo. Entonces dijo Dios a 12
Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu
sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en
Isaac te será llamada descendencia. Y también del hijo de la 13
sierva haré una nación, porque es tu descendiente. Entonces 14
Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre
de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó
el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante
por el desierto de Beerseba. Y le faltó el agua del odre, y 15
echó al muchacho debajo de un arbusto, y se fue y se sentó 16
enfrente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré
cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente,
el muchacho alzó su voz y lloró. Y oyó Dios la voz del mu- 17
chacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le
dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz
del muchacho en donde está. Levántate, alza al muchacho, y 18
sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación.
Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y 19
fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho. Y 20
Dios estaba con el muchacho; y creció, y habitó en el desierto,
y fue tirador de arco. Y habitó en el desierto de Parán; 21
22 y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto. Aconteció
en aquel mismo tiempo que habló Abimelec, y Ficol príncipe
de su ejército, a Abraham, diciendo: Dios está contigo en todo
23 cuanto haces. Ahora, pues, júrame aquí por Dios, que no faltarás
a mí, ni a mi hijo ni a mi nieto, sino que conforme a la
bondad que yo hice contigo, harás tú conmigo, y con la tierra
24, 25 en donde has morado. Y respondió Abraham: Yo juraré. Y
Abraham reconvino a Abimelec a causa de un pozo de agua,
26 que los siervos de Abimelec le habían quitado. Y respondió
Abimelec: No sé quién haya hecho esto, ni tampoco tú me lo
27 hiciste saber, ni yo lo he oído hasta hoy. Y tomó Abraham
28 ovejas y vacas, y dio a Abimelec; e hicieron ambos pacto. En-
29 tonces puso Abraham siete corderas del rebaño aparte. Y dijo
Abimelec a Abraham: ¿Qué significan esas siete corderas que
30 has puesto aparte? Y él respondió: Que estas siete corderas
tomarás de mi mano, para que me sirvan de testimonio de que
31 yo cavé este pozo. Por esto llamó a aquel lugar Beerseba; por-
32 que allí juraron ambos. Así hicieron pacto en Beerseba; y se
levantó Abimelec, y Ficol príncipe de su ejército, y volvieron a
33 tierra de los filisteos. Y plantó Abraham un árbol tamarisco
34 en Beerseba, e invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno. Y
moró Abraham en tierra de los filisteos muchos días.

Génesis Capitulo 20 Versos 1 al 18

Génesis Capitulo 20 Versos 1 al 18
De allí partió Abraham a la tierra del Neguev, y acampó 20
entre Cades y Shur, y habitó como forastero en Gerar. Y dijo 2
Abraham de Sara su mujer: Es mi hermana. Y Abimelec rey
3 de Gerar envió y tomó a Sara. Pero Dios vino a Abimelec en
sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de
4 la mujer que has tomado, la cual es casada con marido. Mas
Abimelec no se había llegado a ella, y dijo: Señor, ¿matarás
5 también al inocente? ¿No me dijo él: Mi hermana es; y ella
también dijo: Es mi hermano? con sencillez de mi corazón y
6 con limpieza de mis manos he hecho esto. Y le dijo Dios en
sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has
hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así
7 no te permití que la tocases. Ahora, pues, devuelve la mujer
a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y
si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos
8 los tuyos. Entonces Abimelec se levantó de mañana y llamó
a todos sus siervos, y dijo todas estas palabras en los oídos
9 de ellos; y temieron los hombres en gran manera. Después
llamó Abimelec a Abraham, y le dijo: ¿Qué nos has hecho?
¿En qué pequé yo contra ti, que has atraído sobre mí y sobre
mi reino tan grande pecado? Lo que no debiste hacer has hecho
10 conmigo. Dijo también Abimelec a Abraham: ¿Qué pensabas,
11 para que hicieses esto? Y Abraham respondió: Porque dije
para mí: Ciertamente no hay temor de Dios en este lugar, y
12 me matarán por causa de mi mujer. Y a la verdad también
es mi hermana, hija de mi padre, mas no hija de mi madre, y
13 la tomé por mujer. Y cuando Dios me hizo salir errante de la
casa de mi padre, yo le dije: Ésta es la merced que tú harás
conmigo, que en todos los lugares adonde lleguemos, digas de
14 mí: Mi hermano es. Entonces Abimelec tomó ovejas y vacas,
y siervos y siervas, y se los dio a Abraham, y le devolvió a Sara
15 su mujer. Y dijo Abimelec: He aquí mi tierra está delante de
16 ti; habita donde bien te parezca. Y a Sara dijo: He aquí he
dado mil monedas de plata a tu hermano; mira que él te es
como un velo para los ojos de todos los que están contigo, y
17 para con todos; así fue vindicada. Entonces Abraham oró a
Dios; y Dios sanó a Abimelec y a su mujer, y a sus siervas, y
18 tuvieron hijos. Porque Jehová había cerrado completamente
toda matriz de la casa de Abimelec, a causa de Sara mujer de
Abraham.