Canal de José Arcesio en Dailymotion y YouTube

RUT CAPITULO 4 VERSOS 1 AL 22

RUT CAPITULO 4 VERSOS 1 AL 22
405 Rut 4. 1–14
Booz subió a la puerta y se sentó allí; y he aquí pasaba aquel 4
pariente de quien Booz había hablado, y le dijo: Eh, fulano,
ven acá y siéntate. Y él vino y se sentó. Entonces él tomó 2
a diez varones de los ancianos de la ciudad, y dijo: Sentaos
aquí. Y ellos se sentaron. Luego dijo al pariente: Noemí, que 3
ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras
que tuvo nuestro hermano Elimelec. Y yo decidí hacértelo 4
saber, y decirte que la compres en presencia de los que están
aquí sentados, y de los ancianos de mi pueblo. Si tú quieres
redimir, redime; y si no quieres redimir, decláramelo para que
yo lo sepa; porque no hay otro que redima sino tú, y yo después
de ti. Y él respondió: Yo redimiré. Entonces replicó Booz: El 5
mismo día que compres las tierras de mano de Noemí, debes
tomar también a Rut la moabita, mujer del difunto, para que
restaures el nombre del muerto sobre su posesión. Y respondió 6
el pariente: No puedo redimir para mí, no sea que dañe mi
heredad. Redime tú, usando de mi derecho, porque yo no podré
redimir. Había ya desde hacía tiempo esta costumbre en Israel 7
tocante a la redención y al contrato, que para la confirmación
de cualquier negocio, el uno se quitaba el zapato y lo daba a
su compañero; y esto servía de testimonio en Israel. Entonces 8
el pariente dijo a Booz: Tómalo tú. Y se quitó el zapato. Y 9
Booz d¼o a los ancianos y a todo el pueblo: Vosotros sois
testigos hoy, de que he adquirido de mano de Noemí todo
lo que fue de Elimelec, y todo lo que fue de Quelión y de
Mahlón. Y que también tomo por mi mujer a Rut la moabita, 10
mujer de Mahlón, para restaurar el nombre del difunto sobre
su heredad, para que el nombre del muerto no se borre de entre
sus hermanos y de la puerta de su lugar. Vosotros sois testigos
hoy. Y dijeron todos los del pueblo que estaban a la puerta 11
con los ancianos: Testigos somos. Jehová haga a la mujer que
entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la
casa de Israel; y tú seas ilustre en Efrata, y seas de renombre
en Belén. Y sea tu casa como la casa de Fares, el que Tamar 12
dio a luz a Judá, por la descendencia que de esa joven te dé
Jehová. Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó 13
a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo. Y 14
las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no

4. 15–22 Rut 406
te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel;
15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues
tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor
16 para ti que siete hijos. Y tomando Noemí el hijo, lo puso en su
17 regazo, y fue su aya. Y le dieron nombre las vecinas, diciendo:
Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Éste es
18 padre de Isaí, padre de David. Éstas son las generaciones de
19 Fares: Fares engendró a Hezrón, Hezrón engendró a Ram, y
20 Ram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, y
21 Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró a Booz, y Booz
22 engendró a Obed, Obed engendró a Isaí, e Isaí engendró a
David.

Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

RUT CAPITULO 3 VERSOS 1 AL 18

RUT CAPITULO 3 VERSOS 1 AL 18

Después le dijo su suegra Noemí: Hija mía, ¿no he de buscar 3

3. 2–18 Rut 404
2 hogar para ti, para que te vaya bien? ¿No es Booz nuestro pariente,
con cuyas criadas tú has estado? He aquí que él avienta
3 esta noche la parva de las cebadas. Te lavarás, pues, y te
ungirás, y vistiéndote tus vestidos, irás a la era; mas no te
darás a conocer al varón hasta que él haya acabado de comer
4 y de beber. Y cuando él se acueste, notarás el lugar donde se
acuesta, e irás y descubrirás sus pies, y te acostarás allí; y él te
5 dirá lo que hayas de hacer. Y ella respondió: Haré todo lo que
6 tú me mandes. Descendió, pues, a la era, e hizo todo lo que
7 su suegra le había mandado. Y cuando Booz hubo comido y
bebido, y su corazón estuvo contento, se retiró a dormir a un
lado del montón. Entonces ella vino calladamente, y le descu-
8 brió los pies y se acostó. Y aconteció que a la medianoche se
estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer es-
9 taba acostada a sus pies. Entonces él dijo: ¿Quién eres? Y ella
respondió: Yo soy Rut tu sierva; extiende el borde de tu capa
10 sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano. Y él dijo:
Bendita seas tú de Jehová, hija mía; has hecho mejor tu postrera
bondad que la primera, no yendo en busca de los jóvenes,
11 sean pobres o ricos. Ahora pues, no temas, hija mía; yo haré
contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe
12 que eres mujer virtuosa. Y ahora, aunque es cierto que yo soy
pariente cercano, con todo eso hay pariente más cercano que
13 yo. Pasa aquí la noche, y cuando sea de día, si él te redimiere,
bien, redímate; mas si él no te quisiere redimir, yo te redimiré,
14 vive Jehová. Descansa, pues, hasta la mañana. Y después que
durmió a sus pies hasta la mañana, se levantó antes que los
hombres pudieran reconocerse unos a otros; porque él dijo: No
15 se sepa que vino mujer a la era. Después le dijo: Quítate el
manto que traes sobre ti, y tenlo. Y teniéndolo ella, él midió
seis medidas de cebada, y se las puso encima; y ella se fue a la
16 ciudad. Y cuando llegó a donde estaba su suegra, ésta le dijo:
¿Qué hay, hija mía? Y le contó ella todo lo que con aquel va-
17 rón le había acontecido. Y dijo: Estas seis medidas de cebada
me dio, diciéndome: A fin de que no vayas a tu suegra con las
18 manos vacías. Entonces Noemí dijo: Espérate, hija mía, hasta
que sepas cómo se resuelve el asunto; porque aquel hombre no
descansará hasta que concluya el asunto hoy.

Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

RUT CAPITULO 2 VERSOS 1 AL 23

RUT CAPITULO 2 VERSOS 1 AL 23
2 Tenía Noemí un pariente de su marido, hombre rico de la
2 familia de Elimelec, el cual se llamaba Booz. Y Rut la moabita
dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo, y recogeré
espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallare gracia. Y ella le
3 respondió: Ve, hija mía. Fue, pues, y llegando, espigó en el
campo en pos de los segadores; y aconteció que aquella parte
del campo era de Booz, el cual era de la familia de Elimelec.
4 Y he aquí que Booz vino de Belén, y dijo a los segadores: Jehová
sea con vosotros. Y ellos respondieron: Jehová te bendiga.
5 Y Booz dijo a su criado el mayordomo de los segadores: ¿De
6 quién es esta joven? Y el criado, mayordomo de los segadores,
respondió y dijo: Es la joven moabita que volvió con Noemí
7 de los campos de Moab; y ha dicho: Te ruego que me dejes
recoger y juntar tras los segadores entre las gavillas. Entró,
pues, y está desde por la mañana hasta ahora, sin descansar
8 ni aun por un momento. Entonces Booz dijo a Rut: Oye, hija
mía, no vayas a espigar a otro campo, ni pases de aquí; y
9 aquí estarás junto a mis criadas. Mira bien el campo que sieguen,
y síguelas; porque yo he mandado a los criados que no
te molesten. Y cuando tengas sed, ve a las vasijas, y bebe del

403 Rut 2. 10–3. 1
agua que sacan los criados. Ella entonces bajando su rostro 10
se inclinó a tierra, y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia en tus
ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera? Y respon- 11
diendo Booz, le dijo: He sabido todo lo que has hecho con tu
suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu
padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un
pueblo que no conociste antes. Jehová recompense tu obra, 12
y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de
Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte. Y ella d¼o: 13
Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has
consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque
no soy ni como una de tus criadas. Y Booz le dijo a la 14
hora de comer: Ven aquí, y come del pan, y moja tu bocado
en el vinagre. Y ella se sentó junto a los segadores, y él le dio
del potaje, y comió hasta que se sació, y le sobró. Luego se 15
levantó para espigar. Y Booz mandó a sus criados, diciendo:
Que recoja también espigas entre las gavillas, y no la avergoncéis;
y dejaréis también caer para ella algo de los manojos, 16
y lo dejaréis para que lo recoja, y no la reprendáis. Espigó, 17
pues, en el campo hasta la noche, y desgranó lo que había recogido,
y fue como un efa de cebada. Y lo tomó, y se fue a 18
la ciudad; y su suegra vio lo que había recogido. Sacó también
luego lo que le había sobrado después de haber quedado saciada,
y se lo dio. Y le dijo su suegra: ¿Dónde has espigado hoy? 19
¿y dónde has trabajado? Bendito sea el que te ha reconocido.
Y contó ella a su suegra con quién había trabajado, y dijo: El
nombre del varón con quien hoy he trabajado es Booz. Y dijo 20
Noemí a su nuera: Sea él bendito de Jehová, pues que no ha
rehusado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que
han muerto. Después le dijo Noemí: Nuestro pariente es aquel
varón, y uno de los que pueden redimirnos. Y Rut la moabita 21
d¼o: Además de esto me ha dicho: Júntate con mis criadas,
hasta que hayan acabado toda mi siega. Y Noemí respondió 22
a Rut su nuera: Mejor es, hija mía, que salgas con sus criadas,
y que no te encuentren en otro campo. Estuvo, pues, junto 23
con las criadas de Booz espigando, hasta que se acabó la siega
de la cebada y la del trigo; y vivía con su suegra.

Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

RUT CAPITULO 1 VERSOS 1 AL 22

RUT
 CAPITULO 1 VERSOS 1 AL 22
Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que 1
hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de
Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su
mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquel va- 2
rón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de
sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá.
Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y 3
murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos
hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nom- 4
bre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron
allí unos diez años. Y murieron también los dos, Mahlón y 5
Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos
y de su marido. Entonces se levantó con sus nueras, y regre- 6
só de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab
que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan. Salió, 7
pues, del lugar donde había estado, y con ella sus dos nueras,
y comenzaron a caminar para volverse a la tierra de Judá. Y 8
Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la
casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, como
la habéis hecho con los muertos y conmigo. Os conceda 9
Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido.
Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron, y le dijeron: 10
Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo. Y Noemí 11
respondió: Volveos, hijas mías; ¿para qué habéis de ir conmigo?
¿Tengo yo más hijos en el vientre, que puedan ser vuestros
maridos? Volveos, hijas mías, e idos; porque yo ya soy vieja 12
para tener marido. Y aunque dijese: Esperanza tengo, y esta
noche estuviese con marido, y aun diese a luz hijos, ¿habíais 13
vosotras de esperarlos hasta que fuesen grandes? ¿Habíais de
quedaros sin casar por amor a ellos? No, hijas mías; que mayor
amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová ha
salido contra mí. Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; 14
y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella. Y Noe- 15
mí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus

1. 16–2. 9 Rut 402
16 dioses; vuélvete tú tras ella. Respondió Rut: No me ruegues
que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú
fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo
17 será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré
yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me
añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos.
18 Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo
19 más. Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén;
y aconteció que habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se
20 conmovió por causa de ellas, y decían: ¿No es ésta Noemí? Y
ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara;
porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.
21 Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías.
¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado
22 testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido? Así
volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los
campos de Moab, y llegaron a Belén al comienzo de la siega
de la cebada.

Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

JUECES CAPITULO 21 VERSOS 1 AL 25

JUECES CAPITULO 21 VERSOS 1 AL 25
Los varones de Israel habían jurado en Mizpa, diciendo: 21
Ninguno de nosotros dará su hija a los de Benjamín por mujer.
Y vino el pueblo a la casa de Dios, y se estuvieron allí 2
hasta la noche en presencia de Dios; y alzando su voz hicieron
gran llanto, y dijeron: Oh Jehová Dios de Israel, ¿por qué ha 3
sucedido esto en Israel, que falte hoy de Israel una tribu? Y al 4
día siguiente el pueblo se levantó de mañana, y edificaron allí
altar, y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz. Y dijeron 5
los hijos de Israel: ¿Quién de todas las tribus de Israel no subió
a la reunión delante de Jehová? Porque se había hecho gran
juramento contra el que no subiese a Jehová en Mizpa, diciendo:
Sufrirá la muerte. Y los hijos de Israel se arrepintieron 6
a causa de Benjamín su hermano, y dijeron: Cortada es hoy
de Israel una tribu. ¿Qué haremos en cuanto a mujeres para 7
los que han quedado? Nosotros hemos jurado por Jehová que
no les daremos nuestras hijas por mujeres. Y dijeron: ¿Hay 8
alguno de las tribus de Israel que no haya subido a Jehová en
Mizpa? Y hallaron que ninguno de Jabes-galaad había venido
al campamento, a la reunión. Porque fue contado el pueblo, y 9
no hubo allí varón de los moradores de Jabes-galaad. Enton- 10
ces la congregación envió allá a doce mil hombres de los más
valientes, y les mandaron, diciendo: Id y herid a filo de espada
a los moradores de Jabes-galaad, con las mujeres y niños.
Pero haréis de esta manera: mataréis a todo varón, y a toda 11
mujer que haya conocido ayuntamiento de varón. Y hallaron 12

21. 13–25 Jueces 400
de los moradores de Jabes-galaad cuatrocientas doncellas que
no habían conocido ayuntamiento de varón, y las trajeron al
13 campamento en Silo, que está en la tierra de Canaán. Toda la
congregación envió luego a hablar a los hijos de Benjamín que
14 estaban en la peña de Rimón, y los llamaron en paz. Y volvieron
entonces los de Benjamín, y les dieron por mujeres las que
habían guardado vivas de las mujeres de Jabes-galaad; mas
15 no les bastaron éstas. Y el pueblo tuvo compasión de Benjamín,
porque Jehová había abierto una brecha entre las tribus
16 de Israel. Entonces los ancianos de la congregación dijeron:
¿Qué haremos respecto de mujeres para los que han quedado?
17 Porque fueron muertas las mujeres de Benjamín. Y dijeron:
Tenga Benjamín herencia en los que han escapado, y no sea ex-
18 terminada una tribu de Israel. Pero nosotros no les podemos
dar mujeres de nuestras hijas, porque los hijos de Israel han
jurado diciendo: Maldito el que diere mujer a los benjamitas.
19 Ahora bien, dijeron, he aquí cada año hay fiesta solemne de
Jehová en Silo, que está al norte de Bet-el, y al lado oriental
del camino que sube de Bet-el a Siquem, y al sur de Lebona.
20 Y mandaron a los hijos de Benjamín, diciendo: Id, y poned
21 emboscadas en las viñas, y estad atentos; y cuando veáis salir
a las hijas de Silo a bailar en corros, salid de las viñas, y
arrebatad cada uno mujer para sí de las hijas de Silo, e idos
22 a tierra de Benjamín. Y si vinieren los padres de ellas o sus
hermanos a demandárnoslas, nosotros les diremos: Hacednos
la merced de concedérnoslas, pues que nosotros en la guerra
no tomamos mujeres para todos; además, no sois vosotros los
23 que se las disteis, para que ahora seáis culpados. Y los hijos
de Benjamín lo hicieron así; y tomaron mujeres conforme a su
número, robándolas de entre las que danzaban; y se fueron, y
volvieron a su heredad, y reedificaron las ciudades, y habita-
24 ron en ellas. Entonces los hijos de Israel se fueron también de
allí, cada uno a su tribu y a su familia, saliendo de allí cada
25 uno a su heredad. En estos días no había rey en Israel; cada
uno hacía lo que bien le parecía.

Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

JUECES CAPITULO 20 VERSOS 1 AL 48

JUECES CAPITULO 20 VERSOS 1 AL 48
20 Entonces salieron todos los hijos de Israel, y se reunió la
congregación como un solo hombre, desde Dan hasta Beerseba
2 y la tierra de Galaad, a Jehová en Mizpa. Y los jefes de todo
el pueblo, de todas las tribus de Israel, se hallaron presentes en
la reunión del pueblo de Dios, cuatrocientos mil hombres de a
3 pie que sacaban espada. Y los hijos de Benjamín oyeron que
los hijos de Israel habían subido a Mizpa. Y dijeron los hijos de
4 Israel: Decid cómo fue esta maldad. Entonces el varón levita,
marido de la mujer muerta, respondió y dijo: Yo llegué a Gabaa
de Benjamín con mi concubina, para pasar allí la noche.
5 Y levantándose contra mí los de Gabaa, rodearon contra mí la
casa por la noche, con idea de matarme, y a mi concubina la
6 humillaron de tal manera que murió. Entonces tomando yo
mi concubina, la corté en pedazos, y la envié por todo el territorio
de la posesión de Israel, por cuanto han hecho maldad y
7 crimen en Israel. He aquí todos vosotros sois hijos de Israel;
8 dad aquí vuestro parecer y consejo. Entonces todo el pueblo,
como un solo hombre, se levantó, y dijeron: Ninguno de nosotros
irá a su tienda, ni volverá ninguno de nosotros a su casa.
9 Mas esto es ahora lo que haremos a Gabaa: contra ella subire-
10 mos por sorteo. Tomaremos diez hombres de cada ciento por
todas las tribus de Israel, y ciento de cada mil, y mil de cada
diez mil, que lleven víveres para el pueblo, para que yendo a
Gabaa de Benjamín le hagan conforme a toda la abominación
11 que ha cometido en Israel. Y se juntaron todos los hombres
12 de Israel contra la ciudad, ligados como un solo hombre. Y
las tribus de Israel enviaron varones por toda la tribu de Benjamín,
diciendo: ¿Qué maldad es ésta que ha sido hecha entre
13 vosotros? Entregad, pues, ahora a aquellos hombres perversos
que están en Gabaa, para que los matemos, y quitemos el
mal de Israel. Mas los de Benjamín no quisieron oír la voz de
14 sus hermanos los hijos de Israel, sino que los de Benjamín se
juntaron de las ciudades en Gabaa, para salir a pelear contra
15 los hijos de Israel. Y fueron contados en aquel tiempo los hi

397 Jueces 20. 16–30
jos de Benjamín de las ciudades, veintiséis mil hombres que
sacaban espada, sin los que moraban en Gabaa, que fueron
por cuenta setecientos hombres escogidos. De toda aquella 16
gente había setecientos hombres escogidos, que eran zurdos,
todos los cuales tiraban una piedra con la honda a un cabello,
y no erraban. Y fueron contados los varones de Israel, fuera 17
de Benjamín, cuatrocientos mil hombres que sacaban espada,
todos estos hombres de guerra. Luego se levantaron los h¼os 18
de Israel, y subieron a la casa de Dios y consultaron a Dios,
diciendo: ¿Quién subirá de nosotros el primero en la guerra
contra los hijos de Benjamín? Y Jehová respondió: Judá será
el primero. Se levantaron, pues, los hijos de Israel por la ma- 19
ñana, contra Gabaa. Y salieron los hijos de Israel a combatir 20
contra Benjamín, y los varones de Israel ordenaron la batalla
contra ellos junto a Gabaa. Saliendo entonces de Gabaa los 21
hijos de Benjamín, derribaron por tierra aquel día veintidós mil
hombres de los hijos de Israel. Mas reanimándose el pueblo, 22
los varones de Israel volvieron a ordenar la batalla en el mismo
lugar donde la habían ordenado el primer día. Porque los hijos 23
de Israel subieron y lloraron delante de Jehová hasta la noche,
y consultaron a Jehová, diciendo: ¿Volveremos a pelear con los
hijos de Benjamín nuestros hermanos? Y Jehová les respondió:
Subid contra ellos. Por lo cual se acercaron los hijos de Israel 24
contra los hijos de Benjamín el segundo día. Y aquel segundo 25
día, saliendo Benjamín de Gabaa contra ellos, derribaron por
tierra otros dieciocho mil hombres de los hijos de Israel, todos
los cuales sacaban espada. Entonces subieron todos los h¼os 26
de Israel, y todo el pueblo, y vinieron a la casa de Dios; y
lloraron, y se sentaron allí en presencia de Jehová, y ayunaron
aquel día hasta la noche; y ofrecieron holocaustos y ofrendas
de paz delante de Jehová. Y los hijos de Israel preguntaron 27
a Jehová (pues el arca del pacto de Dios estaba allí en aquellos
días, y Finees hijo de Eleazar, hijo de Aarón, ministraba 28
delante de ella en aquellos días), y dijeron: ¿Volveremos aún
a salir contra los hijos de Benjamín nuestros hermanos, para
pelear, o desistiremos? Y Jehová dijo: Subid, porque mañana
yo os los entregaré. Y puso Israel emboscadas alrededor de 29
Gabaa. Subiendo entonces los hijos de Israel contra los hijos 30

20. 31–44 Jueces 398
de Benjamín el tercer día, ordenaron la batalla delante de Ga-
31 baa, como las otras veces. Y salieron los hijos de Benjamín al
encuentro del pueblo, alejándose de la ciudad; y comenzaron
a herir a algunos del pueblo, matándolos como las otras veces
por los caminos, uno de los cuales sube a Bet-el, y el otro a
Gabaa en el campo; y mataron unos treinta hombres de Israel.
32 Y los hijos de Benjamín decían: Vencidos son delante de nosotros,
como antes. Mas los hijos de Israel decían: Huiremos,
33 y los alejaremos de la ciudad hasta los caminos. Entonces se
levantaron todos los de Israel de su lugar, y se pusieron en
orden de batalla en Baal-tamar; y también las emboscadas de
34 Israel salieron de su lugar, de la pradera de Gabaa. Y vinieron
contra Gabaa diez mil hombres escogidos de todo Israel,
y la batalla arreciaba; mas ellos no sabían que ya el desastre
35 se acercaba a ellos. Y derrotó Jehová a Benjamín delante de
Israel; y mataron los hijos de Israel aquel día a veinticinco mil
cien hombres de Benjamín, todos los cuales sacaban espada.
36 Y vieron los hijos de Benjamín que eran derrotados; y los hijos
de Israel cedieron campo a Benjamín, porque estaban confiados
en las emboscadas que habían puesto detrás de Gabaa.
37 Y los hombres de las emboscadas acometieron prontamente a
Gabaa, y avanzaron e hirieron a filo de espada a toda la ciudad.
38 Y era la señal concertada entre los hombres de Israel y las emboscadas,
que hiciesen subir una gran humareda de la ciudad.
39 Luego, pues, que los de Israel retrocedieron en la batalla, los
de Benjamín comenzaron a herir y matar a la gente de Israel
como treinta hombres, y ya decían: Ciertamente ellos han
40 caído delante de nosotros, como en la primera batalla. Mas
cuando la columna de humo comenzó a subir de la ciudad, los
de Benjamín miraron hacia atrás; y he aquí que el humo de la
41 ciudad subía al cielo. Entonces se volvieron los hombres de
Israel, y los de Benjamín se llenaron de temor, porque vieron
42 que el desastre había venido sobre ellos. Volvieron, por tanto,
la espalda delante de Israel hacia el camino del desierto;
pero la batalla los alcanzó, y los que salían de las ciudades
43 los destruían en medio de ellos. Así cercaron a los de Benjamín,
y los acosaron y hollaron desde Menúha hasta enfrente
44 de Gabaa hacia donde nace el sol. Y cayeron de Benjamín

399 Jueces 20. 45–21. 12
dieciocho mil hombres, todos ellos hombres de guerra. Vol- 45
viéndose luego, huyeron hacia el desierto, a la peña de Rimón,
y de ellos fueron abatidos cinco mil hombres en los caminos;
y fueron persiguiéndolos aun hasta Gidom, y mataron de ellos
a dos mil hombres. Fueron todos los que de Benjamín mu- 46
rieron aquel día, veinticinco mil hombres que sacaban espada,
todos ellos hombres de guerra. Pero se volvieron y huyeron 47
al desierto a la peña de Rimón seiscientos hombres, los cuales
estuvieron en la peña de Rimón cuatro meses. Y los hombres 48
de Israel volvieron sobre los hijos de Benjamín, y los hirieron
a filo de espada, así a los hombres de cada ciudad como a las
bestias y todo lo que fue hallado; asimismo pusieron fuego a
todas las ciudades que hallaban.


Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25 28 Aconteció en aquellos días, que los filisteos reunieron sus fuerzas para pelear con...