Canal de José Arcesio en Dailymotion y YouTube

JOSUE CAPITULO 7 VERSOS 1 AL 26

JOSUE CAPITULO 7 VERSOS 1 AL 26
Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en 7
cuanto al anatema; porque Acán h¼o de Carmi, h¼o de Zabdi,
h¼o de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la
ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel. Después 2
Josué envió hombres desde Jericó a Hai, que estaba junto a
7. 3–15 Josué 330
Bet-avén hacia el oriente de Bet-el; y les habló diciendo: Subid
y reconoced la tierra. Y ellos subieron y reconocieron a
3 Hai. Y volviendo a Josué, le dijeron: No suba todo el pueblo,
sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai;
4 no fatigues a todo el pueblo yendo allí, porque son pocos. Y
subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales hu-
5 yeron delante de los de Hai. Y los de Hai mataron de ellos
a unos treinta y seis hombres, y los siguieron desde la puerta
hasta Sebarim, y los derrotaron en la bajada; por lo cual el
6 corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua. Entonces
Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su
rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde, él y los
7 ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas. Y Josué
d¼o: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo
el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para
que nos destruyan? ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro
8 lado del Jordán! ¡Ay, Señor! ¿qué diré, ya que Israel ha vuel-
9 to la espalda delante de sus enemigos? Porque los cananeos y
todos los moradores de la tierra oirán, y nos rodearán, y borrarán
nuestro nombre de sobre la tierra; y entonces, ¿qué harás
10 tú a tú grande nombre? Y Jehová dijo a Josué: Levántate;
11 ¿por qué te postras así sobre tu rostro? Israel ha pecado, y
aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también
han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido,
12 y aun lo han guardado entre sus enseres. Por esto los h¼os de
Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante
de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a
ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el
13 anatema de en medio de vosotros. Levántate, santifica al pueblo,
y di: Santificaos para mañana; porque Jehová el Dios de
Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás
hacer frente a tus enemigos, hasta que hayáis quitado el ana-
14 tema de en medio de vosotros. Os acercaréis, pues, mañana
por vuestras tribus; y la tribu que Jehová tomare, se acercará
por sus familias; y la familia que Jehová tomare, se acercará
por sus casas; y la casa que Jehová tomare, se acercará por
15 los varones; y el que fuere sorprendido en el anatema, será
quemado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado
331 Josué 7. 16–8. 3
el pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel. Josué, 16
pues, levantándose de mañana, hizo acercar a Israel por sus
tribus; y fue tomada la tribu de Judá. Y haciendo acercar a 17
la tribu de Judá, fue tomada la familia de los de Zera; y haciendo
luego acercar a la familia de los de Zera por los varones,
fue tomado Zabdi. Hizo acercar su casa por los varones, y fue 18
tomado Acán h¼o de Carmi, h¼o de Zabdi, hijo de Zera, de
la tribu de Judá. Entonces Josué dijo a Acán: Hijo mío, da 19
gloria a Jehová el Dios de Israel, y dale alabanza, y declárame
ahora lo que has hecho; no me lo encubras. Y Acán respondió 20
a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová
el Dios de Israel, y así y así he hecho. Pues vi entre los des- 21
pojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de
plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual
codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en
medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello. Josué enton- 22
ces envió mensajeros, los cuales fueron corriendo a la tienda;
y he aquí estaba escondido en su tienda, y el dinero debajo
de ello. Y tomándolo de en medio de la tienda, lo trajeron 23
a Josué y a todos los hijos de Israel, y lo pusieron delante de
Jehová. Entonces Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán 24
hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos,
sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo
cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor. Y le dijo 25
Josué: ¿Por qué nos has turbado? Túrbete Jehová en este día.
Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después
de apedrearlos. Y levantaron sobre él un gran montón de pie- 26
dras, que permanece hasta hoy. Y Jehová se volvió del ardor
de su ira. Y por esto aquel lugar se llama el Valle de Acor,
hasta hoy.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josué Capitulo 6 Versos 1 al 27

Josué Capitulo 6 Versos 1 al 27

Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los 6
6. 2–16 Josué 328
2 hijos de Israel; nadie entraba ni salía. Mas Jehová dijo a Josué:
Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con
3 sus varones de guerra. Rodearéis, pues, la ciudad todos los
hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y
4 esto haréis durante seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete
bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo
día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán
5 las bocinas. Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de
carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo
gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces su-
6 birá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante. Llamando,
pues, Josué hijo de Nun a los sacerdotes, les dijo: Llevad el
arca del pacto, y siete sacerdotes lleven bocinas de cuerno de
7 carnero delante del arca de Jehová. Y dijo al pueblo: Pasad,
y rodead la ciudad; y los que están armados pasarán delante
8 del arca de Jehová. Y así que Josué hubo hablado al pueblo,
los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno
de carnero, pasaron delante del arca de Jehová, y tocaron las
9 bocinas; y el arca del pacto de Jehová los seguía. Y los hombres
armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las
bocinas, y la retaguardia iba tras el arca, mientras las bocinas
10 sonaban continuamente. Y Josué mandó al pueblo, diciendo:
Vosotros no gritaréis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra
de vuestra boca, hasta el día que yo os diga: Gritad; entonces
11 gritaréis. Así que él hizo que el arca de Jehová diera una vuelta
alrededor de la ciudad, y volvieron luego al campamento,
12 y allí pasaron la noche. Y Josué se levantó de mañana, y los
13 sacerdotes tomaron el arca de Jehová. Y los siete sacerdotes,
llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, fueron delante
del arca de Jehová, andando siempre y tocando las bocinas;
y los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia
iba tras el arca de Jehová, mientras las bocinas tocaban conti-
14 nuamente. Así dieron otra vuelta a la ciudad el segundo día,
y volvieron al campamento; y de esta manera hicieron durante
15 seis días. Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba,
y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces;
solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces.
16 Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez,
329 Josué 6. 17–7. 2
Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado
la ciudad. Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las 17
cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con
todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los
mensajeros que enviamos. Pero vosotros guardaos del anate- 18
ma; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que
hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis. Mas 19
toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro,
sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.
Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; 20
y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la
bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo
subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante,
y la tomaron. Y destruyeron a filo de espada todo lo que en 21
la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta
los bueyes, las ovejas, y los asnos. Mas Josué dijo a los dos 22
hombres que habían reconocido la tierra: Entrad en casa de la
mujer ramera, y haced salir de allí a la mujer y a todo lo que
fuere suyo, como lo jurasteis. Y los espías entraron y sacaron 23
a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que
era suyo; y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron
fuera del campamento de Israel. Y consumieron con fuego la 24
ciudad, y todo lo que en ella había; solamente pusieron en el
tesoro de la casa de Jehová la plata y el oro, y los utensilios
de bronce y de hierro. Mas Josué salvó la vida a Rahab la 25
ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y
habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió
a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó.
En aquel tiempo hizo Josué un juramento, diciendo: Maldito 26
delante de Jehová el hombre que se levantare y reedificare esta
ciudad de Jericó. Sobre su primogénito eche los cimientos de
ella, y sobre su hijo menor asiente sus puertas. Estaba, pues, 27
Jehová con Josué, y su nombre se divulgó por toda la tierra.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josué Capitulo 5 Versos 1 al 15

Josué Capitulo 5 Versos 1 al 15
5 Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro
lado del Jordán al occidente, y todos los reyes de los cananeos
que estaban cerca del mar, oyeron cómo Jehová había secado
las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que
hubieron pasado, desfalleció su corazón, y no hubo más aliento
2 en ellos delante de los hijos de Israel. En aquel tiempo Jehová
dijo a Josué: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar
3 la segunda vez a los hijos de Israel. Y Josué se hizo cuchillos
afilados, y circuncidó a los hijos de Israel en el collado de Ara-
327 Josué 5. 4–6. 1
lot. Ésta es la causa por la cual Josué los circuncidó: Todo 4
el pueblo que había salido de Egipto, los varones, todos los
hombres de guerra, habían muerto en el desierto, por el camino,
después que salieron de Egipto. Pues todos los del pueblo 5
que habían salido, estaban circuncidados; mas todo el pueblo
que había nacido en el desierto, por el camino, después que
hubieron salido de Egipto, no estaba circuncidado. Porque 6
los h¼os de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años,
hasta que todos los hombres de guerra que habían salido de
Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz
de Jehová; por lo cual Jehová les juró que no les dejaría ver la
tierra de la cual Jehová había jurado a sus padres que nos la
daría, tierra que fluye leche y miel. A los hijos de ellos, que 7
él había hecho suceder en su lugar, Josué los circuncidó; pues
eran incircuncisos, porque no habían sido circuncidados por el
camino. Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, 8
se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que
sanaron. Y Jehová dijo a Josué: Hoy he quitado de vosotros 9
el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue
llamado Gilgal, hasta hoy. Y los hijos de Israel acamparon en 10
Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la
tarde, en los llanos de Jericó. Al otro día de la pascua comie- 11
ron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo
día espigas nuevas tostadas. Y el maná cesó el día siguiente, 12
desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos
de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los
frutos de la tierra de Canaán aquel año. Estando Josué cerca 13
de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él,
el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué,
yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros
enemigos? Él respondió: No; mas como Príncipe del ejército 14
de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre
su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su
siervo? Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Jo- 15
sué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás
es santo. Y Josué así lo hizo.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josué Capitulo 4 Versos 1 al 24

Josué Capitulo 4 Versos 1 al 24
Cuando toda la gente hubo acabado de pasar el Jordán, 4
Jehová habló a Josué, diciendo: Tomad del pueblo doce hom- 2
bres, uno de cada tribu, y mandadles, diciendo: Tomad de 3
aquí de en medio del Jordán, del lugar donde están firmes los
pies de los sacerdotes, doce piedras, las cuales pasaréis con
vosotros, y levantadlas en el lugar donde habéis de pasar la
noche. Entonces Josué llamó a los doce hombres a los cuales 4
él había designado de entre los hijos de Israel, uno de cada tribu.
Y les dijo Josué: Pasad delante del arca de Jehová vuestro 5
Dios a la mitad del Jordán, y cada uno de vosotros tome una
piedra sobre su hombro, conforme al número de las tribus de
los hijos de Israel, para que esto sea señal entre vosotros; y 6
cuando vuestros hijos preguntaren a sus padres mañana, diciendo:
¿Qué significan estas piedras? les responderéis: Que 7
las aguas del Jordán fueron divididas delante del arca del pacto
de Jehová; cuando ella pasó el Jordán, las aguas del Jordán se
dividieron; y estas piedras servirán de monumento conmemorativo
a los hijos de Israel para siempre. Y los hijos de Israel 8
lo hicieron así como Josué les mandó: tomaron doce piedras
de en medio del Jordán, como Jehová lo había dicho a Josué,
conforme al número de las tribus de los hijos de Israel, y las
pasaron al lugar donde acamparon, y las levantaron allí. Jo- 9
sué también levantó doce piedras en medio del Jordán, en el
lugar donde estuvieron los pies de los sacerdotes que llevaban
el arca del pacto; y han estado allí hasta hoy. Y los sacerdo- 10
tes que llevaban el arca se pararon en medio del Jordán hasta
que se hizo todo lo que Jehová había mandado a Josué que
dijese al pueblo, conforme a todas las cosas que Moisés había
mandado a Josué; y el pueblo se dio prisa y pasó. Y cuando 11
4. 12–5. 3 Josué 326
todo el pueblo acabó de pasar, también pasó el arca de Je-
12 hová, y los sacerdotes, en presencia del pueblo. También los
hijos de Rubén y los hijos de Gad y la media tribu de Manasés
pasaron armados delante de los hijos de Israel, según Moisés
13 les había dicho; como cuarenta mil hombres armados, listos
para la guerra, pasaron hacia la llanura de Jericó delante de
14 Jehová. En aquel día Jehová engrandeció a Josué a los ojos de
todo Israel; y le temieron, como habían temido a Moisés, to-
15 dos los días de su vida. Luego Jehová habló a Josué, diciendo:
16 Manda a los sacerdotes que llevan el arca del testimonio, que
17 suban del Jordán. Y Josué mandó a los sacerdotes, diciendo:
18 Subid del Jordán. Y aconteció que cuando los sacerdotes que
llevaban el arca del pacto de Jehová subieron de en medio del
Jordán, y las plantas de los pies de los sacerdotes estuvieron
en lugar seco, las aguas del Jordán se volvieron a su lugar,
19 corriendo como antes sobre todos sus bordes. Y el pueblo subió
del Jordán el día diez del mes primero, y acamparon en
20 Gilgal, al lado oriental de Jericó. Y Josué erigió en Gilgal las
21 doce piedras que habían traído del Jordán. Y habló a los hijos
de Israel, diciendo: Cuando mañana preguntaren vuestros
hijos a sus padres, y dijeren: ¿Qué significan estas piedras?
22 declararéis a vuestros hijos, diciendo: Israel pasó en seco por
23 este Jordán. Porque Jehová vuestro Dios secó las aguas del
Jordán delante de vosotros, hasta que habíais pasado, a la manera
que Jehová vuestro Dios lo había hecho en el Mar Rojo,
24 el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos; para que
todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová
es poderosa; para que temáis a Jehová vuestro Dios todos los
días.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josue Capitulo 3 Versos 2 al 17

Josue Capitulo 3 Versos 2 al 17
y también todos los moradores del país desmayan delante de
nosotros.
3 Josué se levantó de mañana, y él y todos los hijos de Israel
partieron de Sitim y vinieron hasta el Jordán, y reposaron allí
2 antes de pasarlo. Y después de tres días, los oficiales recorrie-
3 ron el campamento, y mandaron al pueblo, diciendo: Cuando
veáis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y los levitas
sacerdotes que la llevan, vosotros saldréis de vuestro lugar y
4 marcharéis en pos de ella, a fin de que sepáis el camino por
donde habéis de ir; por cuanto vosotros no habéis pasado antes
de ahora por este camino. Pero entre vosotros y ella haya
5 distancia como de dos mil codos; no os acercaréis a ella. Y
Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana
6 maravillas entre vosotros. Y habló Josué a los sacerdotes, diciendo:
Tomad el arca del pacto, y pasad delante del pueblo.
Y ellos tomaron el arca del pacto y fueron delante del pue-
7 blo. Entonces Jehová dijo a Josué: Desde este día comenzaré
a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, para que
8 entiendan que como estuve con Moisés, así estaré contigo. Tú,
pues, mandarás a los sacerdotes que llevan el arca del pacto,
diciendo: Cuando hayáis entrado hasta el borde del agua del
9 Jordán, pararéis en el Jordán. Y Josué dijo a los hijos de Israel:
Acercaos, y escuchad las palabras de Jehová vuestro Dios.
10 Y añadió Josué: En esto conoceréis que el Dios viviente está
en medio de vosotros, y que él echará de delante de vosotros al
cananeo, al heteo, al heveo, al ferezeo, al gergeseo, al amorreo
11 y al jebuseo. He aquí, el arca del pacto del Señor de toda la
12 tierra pasará delante de vosotros en medio del Jordán. Tomad,
pues, ahora doce hombres de las tribus de Israel, uno
13 de cada tribu. Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes
que llevan el arca de Jehová, Señor de toda la tierra,
se asienten en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se
dividirán; porque las aguas que vienen de arriba se detendrán
14 en un montón. Y aconteció cuando partió el pueblo de sus
tiendas para pasar el Jordán, con los sacerdotes delante del
15 pueblo llevando el arca del pacto, cuando los que llevaban el
arca entraron en el Jordán, y los pies de los sacerdotes que
llevaban el arca fueron mojados a la orilla del agua (porque el
325 Josué 3. 16–4. 11
Jordán suele desbordarse por todas sus orillas todo el tiempo
de la siega), las aguas que venían de arriba se detuvieron co- 16
mo en un montón bien lejos de la ciudad de Adam, que está
al lado de Saretán, y las que descendían al mar del Arabá, al
Mar Salado, se acabaron, y fueron divididas; y el pueblo pasó
en dirección de Jericó. Más los sacerdotes que llevaban el arca 17
del pacto de Jehová, estuvieron en seco, firmes en medio del
Jordán, hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el
Jordán; y todo Israel pasó en seco.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josué Capitulo 2 Versos 1 al 24

Josué Capitulo 2 Versos 1 al 24
2 Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente,
diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y
ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba
2 Rahab, y posaron allí. Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo:
He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido
3 aquí esta noche para espiar la tierra. Entonces el rey de Jericó
envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti,
y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda
4 la tierra. Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los
había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron
5 a mí, pero no supe de dónde eran. Y cuando se iba a cerrar
la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé
6 a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis. Mas ella
los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre
7 los manojos de lino que tenía puestos en el terrado. Y los
hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los
vados; y la puerta fue cerrada después que salieron los perse-
8 guidores. Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y
9 les dijo: Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor
de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del
10 país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos
oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de
vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los
323 Josué 2. 11–24
dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán,
a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, 11
ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en
hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro
Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Os ruego 12
pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia
con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi
padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis 13
la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas,
y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas
de la muerte. Ellos le respondieron: Nuestra vida responderá 14
por la vuestra, si no denunciareis este asunto nuestro; y cuando
Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo
misericordia y verdad. Entonces ella los hizo descender con 15
una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro
de la ciudad, y ella vivía en el muro. Y les dijo: Marchaos al 16
monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren;
y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen
hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino. Y ellos 17
le dijeron: Nosotros quedaremos libres de este juramento con
que nos has juramentado. He aquí, cuando nosotros entremos 18
en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la
cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu
madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. Cual- 19
quiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre
será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que
se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza,
si mano le tocare. Y si tú denunciares este nuestro asunto, 20
nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos
has juramentado. Ella respondió: Sea así como habéis dicho. 21
Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a
la ventana. Y caminando ellos, llegaron al monte y estuvieron 22
allí tres días, hasta que volvieron los que los perseguían; y los
que los persiguieron buscaron por todo el camino, pero no los
hallaron. Entonces volvieron los dos hombres; descendieron 23
del monte, y pasaron, y vinieron a Josué hijo de Nun, y le contaron
todas las cosas que les habían acontecido. Y dijeron a 24
Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos;
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Josue

josué
Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Je- 1
hová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor
de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; 2
ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo
este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo 3
os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que
pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano 4
hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta
el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Na- 5
die te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como
estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este 6
pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que
la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para 7
cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés
te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para
que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca 8
se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de
noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a
todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar
tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te 9
esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová
tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Y Josué 10
mandó a los oficiales del pueblo, diciendo: Pasad por en medio 11
del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida,
porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar
a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión.
También habló Josué a los rubenitas y gaditas y a la media 12
tribu de Manasés, diciendo: Acordaos de la palabra que Moi- 13
sés, siervo de Jehová, os mandó diciendo: Jehová vuestro Dios
os ha dado reposo, y os ha dado esta tierra. Vuestras mujeres, 14
vuestros niños y vuestros ganados quedarán en la tierra que
Moisés os ha dado a este lado del Jordán; mas vosotros, todos
1. 15–2. 10 Josué 322
los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros
hermanos, y les 15 ayudaréis, hasta tanto que Jehová haya dado
reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también
posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después
volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés
siervo de Jehová os ha dado, a este lado del Jordán hacia
16 donde nace el sol; y entraréis en posesión de ella. Entonces
respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las
cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos
17 mandes. De la manera que obedecimos a Moisés en todas las
cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios
18 esté contigo, como estuvo con Moisés. Cualquiera que fuere
rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en
todas las cosas que le mandes, que muera; solamente que te
esfuerces y seas valiente. 1. 15–2. 10 Josué 322
los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros
hermanos, y les 15 ayudaréis, hasta tanto que Jehová haya dado
reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también
posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después
volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés
siervo de Jehová os ha dado, a este lado del Jordán hacia
16 donde nace el sol; y entraréis en posesión de ella. Entonces
respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las
cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos
17 mandes. De la manera que obedecimos a Moisés en todas las
cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios
18 esté contigo, como estuvo con Moisés. Cualquiera que fuere
rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en
todas las cosas que le mandes, que muera; solamente que te
esfuerces y seas valiente.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London. 

Deuteronomio Capitulo 34 Versos 1 al 12

Deuteronomio Capitulo 34 Versos 1 al 12
Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a 34
34. 2–12 Deuteronomio 320
la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó; y le mostró
2 Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan, todo Neftalí, y
la tierra de Efraín y de Manasés, toda la tierra de Judá hasta
3 el mar occidental; el Neguev, y la llanura, la vega de Jericó,
4 ciudad de las palmeras, hasta Zoar. Y le dijo Jehová: Ésta es la
tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu
descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas
5 no pasarás allá. Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la
6 tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová. Y lo enterró en
el valle, en la tierra de Moab, enfrente de Bet-peor; y ninguno
7 conoce el lugar de su sepultura hasta hoy. Era Moisés de
edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se
8 oscurecieron, ni perdió su vigor. Y lloraron los hijos de Israel a
Moisés en los campos de Moab treinta días; y así se cumplieron
9 los días del lloro y del luto de Moisés. Y Josué hijo de Nun fue
lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus
manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron
10 como Jehová mandó a Moisés. Y nunca más se levantó profeta
en Israel como Moisés, a quien haya conocido Jehová cara a
11 cara; nadie como él en todas las señales y prodigios que Jehová
le envió a hacer en tierra de Egipto, a Faraón y a todos sus
12 siervos y a toda su tierra, y en el gran poder y en los hechos
grandiosos y terribles que Moisés hizo a la vista de todo Israel.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London. LA

Deuteronomio Capitulo 33 Versos 1 al 29

Deuteronomio Capitulo 33 Versos 1 al 29
33 Ésta es la bendición con la cual bendijo Moisés varón de
2 Dios a los hijos de Israel, antes que muriese. Dijo: Jehová vino
de Sinaí, Y de Seir les esclareció; Resplandeció desde el monte
de Parán, Y vino de entre diez millares de santos, Con la ley
3 de fuego a su mano derecha. Aun amó a su pueblo; Todos los
consagrados a él estaban en su mano; Por tanto, ellos siguieron
4 en tus pasos, Recibiendo dirección de ti, Cuando Moisés nos
5 ordenó una ley, Como heredad a la congregación de Jacob. Y
fue rey en Jesurún, Cuando se congregaron los jefes del pueblo
6 Con las tribus de Israel. Viva Rubén, y no muera; Y no sean
7 pocos sus varones. Y esta bendición profirió para Judá. Dijo
así: Oye, oh Jehová, la voz de Judá, Y llévalo a su pueblo; Sus
8 manos le basten, Y tú seas su ayuda contra sus enemigos. A
Leví dijo: Tu Tumim y tu Urim sean para tu varón piadoso, A
quien probaste en Masah, Con quien contendiste en las aguas
9 de Meriba, Quien dijo de su padre y de su madre: Nunca los
he visto; Y no reconoció a sus hermanos, Ni a sus hijos conoció;
Pues ellos guardaron tus palabras, Y cumplieron tu pacto.
10 Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, Y tu ley a Israel; Pondrán
11 el incienso delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar. Bendice,
oh Jehová, lo que hicieren, Y recibe con agrado la obra
de sus manos; Hiere los lomos de sus enemigos, Y de los que lo
319 Deuteronomio 33. 12–34. 1
aborrecieren, para que nunca se levanten. A Benjamín dijo: 12
El amado de Jehová habitará confiado cerca de él; Lo cubrirá
siempre, Y entre sus hombros morará. A José dijo: Bendita 13
de Jehová sea tu tierra, Con lo mejor de los cielos, con el rocío,
Y con el abismo que está abajo. Con los más escogidos frutos 14
del sol, Con el rico producto de la luna, Con el fruto más 15
fino de los montes antiguos, Con la abundancia de los collados
eternos, Y con las mejores dádivas de la tierra y su plenitud; 16
Y la gracia del que habitó en la zarza Venga sobre la cabeza
de José, Y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus
hermanos. Como el primogénito de su toro es su gloria, Y sus 17
astas como astas de búfalo; Con ellas acorneará a los pueblos
juntos hasta los fines de la tierra; Ellos son los diez millares
de Efraín, Y ellos son los millares de Manasés. A Zabulón 18
dijo: Alégrate, Zabulón, cuando salieres; Y tú, Isacar, en tus
tiendas. Llamarán a los pueblos a su monte; Allí sacrificarán 19
sacrificios de justicia, Por lo cual chuparán la abundancia de
los mares, Y los tesoros escondidos de la arena. A Gad dijo: 20
Bendito el que hizo ensanchar a Gad; Como león reposa, Y
arrebata brazo y testa. Escoge lo mejor de la tierra para sí, 21
Porque allí le fue reservada la porción del legislador. Y vino
en la delantera del pueblo; Con Israel ejecutó los mandatos y
los justos decretos de Jehová. A Dan dijo: Dan es cachorro de 22
león Que salta desde Basán. A Neftalí dijo: Neftalí, saciado de 23
favores, Y lleno de la bendición de Jehová, Posee el occidente
y el sur. A Aser dijo: Bendito sobre los hijos sea Aser; Sea 24
el amado de sus hermanos, Y moje en aceite su pie. Hierro y 25
bronce serán tus cerrojos, Y como tus días serán tus fuerzas.
No hay como el Dios de Jesurún, Quien cabalga sobre los cielos 26
para tu ayuda, Y sobre las nubes con su grandeza. El eterno 27
Dios es tu refugio, Y acá abajo los brazos eternos; El echó de
delante de ti al enemigo, Y dijo: Destruye. E Israel habitará 28
confiado, la fuente de Jacob habitará sola En tierra de grano y
de vino; También sus cielos destilarán rocío. Bienaventurado 29
tú, oh Israel. ¿Quién como tú, Pueblo salvo por Jehová, Escudo
de tu socorro, Y espada de tu triunfo? Así que tus enemigos
serán humillados, Y tú hollarás sobre sus alturas.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Deuteronomio Capitulo 32 Versos 1 al 52

Deuteronomio Capitulo 32 Versos 1 al 52
Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi 32
boca. Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como 2
el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y
como las gotas sobre la hierba; Porque el nombre de Jehová 3
proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. Él es la Roca, cuya 4
obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios
de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.
La corrupción no es suya; de sus hijos es la mancha, Gene- 5
ración torcida y perversa. ¿Así pagáis a Jehová, Pueblo loco 6
e ignorante? ¿No es él tu padre que te creó? Él te hizo y te
estableció. Acuérdate de los tiempos antiguos, Considera los 7
32. 8–25 Deuteronomio 316
años de muchas generaciones; Pregunta a tu padre, y él te de-
8 clarará; A tus ancianos, y ellos te dirán. Cuando el Altísimo
hizo heredar a las naciones, Cuando hizo dividir a los hijos
de los hombres, Estableció los límites de los pueblos Según el
9 número de los hijos de Israel. Porque la porción de Jehová es
10 su pueblo; Jacob la heredad que le tocó. Le halló en tierra de
desierto, Y en yermo de horrible soledad; Lo trajo alrededor,
11 lo instruyó, Lo guardó como a la niña de su ojo. Como el
águila que excita su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Ex-
12 tiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas, Jehová
13 solo le guió, Y con él no hubo dios extraño. Lo hizo subir
sobre las alturas de la tierra, Y comió los frutos del campo, E
hizo que chupase miel de la peña, Y aceite del duro pedernal;
14 Mantequilla de vacas y leche de ovejas, Con grosura de corderos,
Y carneros de Basán; también machos cabríos, con lo
15 mejor del trigo; Y de la sangre de la uva bebiste vino. Pero
engordó Jesurún, y tiró coces (Engordaste, te cubriste de grasa);
Entonces abandonó al Dios que lo hizo, Y menospreció la
16 Roca de su salvación. Le despertaron a celos con los dioses
17 ajenos; Lo provocaron a ira con abominaciones. Sacrificaron
a los demonios, y no a Dios; A dioses que no habían conocido,
A nuevos dioses venidos de cerca, Que no habían temido
18 vuestros padres. De la Roca que te creó te olvidaste; Te has
19 olvidado de Dios tu creador. Y lo vio Jehová, y se encendió
20 en ira Por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. Y dijo:
Esconderé de ellos mi rostro, Veré cuál será su fin; Porque son
21 una generación perversa, Hijos infieles. Ellos me movieron a
celos con lo que no es Dios; Me provocaron a ira con sus ídolos;
Yo también los moveré a celos con un pueblo que no es
22 pueblo, Los provocaré a ira con una nación insensata. Porque
fuego se ha encendido en mi ira, Y arderá hasta las profundidades
del Seol; Devorará la tierra y sus frutos, Y abrasará los
23 fundamentos de los montes. Yo amontonaré males sobre ellos;
24 Emplearé en ellos mis saetas. Consumidos serán de hambre, y
devorados de fiebre ardiente Y de peste amarga; Diente de fieras
enviaré también sobre ellos, Con veneno de serpientes de la
25 tierra. Por fuera desolará la espada, Y dentro de las cámaras
el espanto; Así al joven como a la doncella, Al niño de pecho
317 Deuteronomio 32. 26–46
como al hombre cano. Yo había dicho que los esparciría lejos, 26
Que haría cesar de entre los hombres la memoria de ellos, De 27
no haber temido la provocación del enemigo, No sea que se
envanezcan sus adversarios, No sea que digan: Nuestra mano
poderosa Ha hecho todo esto, y no Jehová. Porque son nación 28
privada de consejos, Y no hay en ellos entendimiento. ¡Ojalá 29
fueran sabios, que comprendieran esto, Y se dieran cuenta del
fin que les espera! ¿Cómo podría perseguir uno a mil, Y dos 30
hacer huir a diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y
Jehová no los hubiera entregado? Porque la roca de ellos no 31
es como nuestra Roca, Y aun nuestros enemigos son de ello
jueces. Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de 32
los campos de Gomorra; Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas,
Racimos muy amargos tienen. Veneno de serpientes es su 33
vino, Y ponzoña cruel de áspides. ¿No tengo yo esto guarda- 34
do conmigo, Sellado en mis tesoros? Mía es la venganza y la 35
retribución; A su tiempo su pie resbalará, Porque el día de su
aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura.
Porque Jehová juzgará a su pueblo, Y por amor de sus siervos 36
se arrepentirá, Cuando viere que la fuerza pereció, Y que no
queda ni siervo ni libre. Y dirá: ¿Dónde están sus dioses, La 37
roca en que se refugiaban; Que comían la grosura de sus sa- 38
crificios, Y bebían el vino de sus libaciones? Levántense, que
os ayuden Y os defiendan. Ved ahora que yo, yo soy, Y no 39
hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero,
y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano. Porque 40
yo alzaré a los cielos mi mano, Y diré: Vivo yo para siempre,
Si afilare mi reluciente espada, Y echare mano del juicio, Yo 41
tomaré venganza de mis enemigos, Y daré la retribución a los
que me aborrecen. Embriagaré de sangre mis saetas, Y mi 42
espada devorará carne; En la sangre de los muertos y de los
cautivos, En las cabezas de larga cabellera del enemigo. Ala- 43
bad, naciones, a su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus
siervos, Y tomará venganza de sus enemigos, Y hará expiación
por la tierra de su pueblo. Vino Moisés y recitó todas las pa- 44
labras de este cántico a oídos del pueblo, él y Josué hijo de
Nun. Y acabó Moisés de recitar todas estas palabras a todo 45
Israel; y les d¼o: Aplicad vuestro corazón a todas las palabras 46
32. 47–33. 11 Deuteronomio 318
que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos,
a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley.
47 Porque no os es cosa vana; es vuestra vida, y por medio de
esta ley haréis prolongar vuestros días sobre la tierra adonde
48 vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella. Y habló
49 Jehová a Moisés aquel mismo día, diciendo: Sube a este monte
de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab
que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo
50 doy por heredad a los hijos de Israel; y muere en el monte
al cual subes, y sé unido a tu pueblo, así como murió Aarón
51 tu hermano en el monte Hor, y fue unido a su pueblo; por
cuanto pecasteis contra mí en medio de los hijos de Israel en
las aguas de Meriba de Cades, en el desierto de Zin; porque no
52 me santificasteis en medio de los hijos de Israel. Verás, por
tanto, delante de ti la tierra; mas no entrarás allá, a la tierra
que doy a los hijos de Israel.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Deuteronomio Capitulo 31 Versos 1 al 30

Deuteronomio Capitulo 31 Versos 1 al 30
Fue Moisés y habló estas palabras a todo Israel, y les dijo: 31, 2
Este día soy de edad de ciento veinte años; no puedo más salir
ni entrar; además de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este
Jordán. Jehová tu Dios, él pasa delante de ti; él destruirá a 3
estas naciones delante de ti, y las heredarás; Josué será el que
pasará delante de ti, como Jehová ha dicho. Y hará Jehová 4
con ellos como hizo con Sehón y con Og, reyes de los amorreos,
y con su tierra, a quienes destruyó. Y los entregará Jehová 5
delante de vosotros, y haréis con ellos conforme a todo lo que
os he mandado. Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni ten- 6
gáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo;
no te dejará, ni te desamparará. Y llamó Moisés a Josué, y le 7
31. 8–20 Deuteronomio 314
dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque
tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus
8 padres que les daría, y tú se la harás heredar. Y Jehová va delante
de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará;
9 no temas ni te intimides. Y escribió Moisés esta ley, y la dio a
los sacerdotes hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de
10 Jehová, y a todos los ancianos de Israel. Y les mandó Moisés,
diciendo: Al fin de cada siete años, en el año de la remisión,
11 en la fiesta de los tabernáculos, cuando viniere todo Israel a
presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere,
leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos.
12 Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus
extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y
aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir
13 todas las palabras de esta ley; y los hijos de ellos que no supieron,
oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos
los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el
14 Jordán, para tomar posesión de ella. Y Jehová dijo a Moisés:
He aquí se ha acercado el día de tu muerte; llama a Josué, y
esperad en el tabernáculo de reunión para que yo le dé el cargo.
Fueron, pues, Moisés y Josué, y esperaron en el tabernáculo de
15 reunión. Y se apareció Jehová en el tabernáculo, en la columna
de nube; y la columna de nube se puso sobre la puerta del
16 tabernáculo. Y Jehová dijo a Moisés: He aquí, tú vas a dormir
con tus padres, y este pueblo se levantará y fornicará tras los
dioses ajenos de la tierra adónde va para estar en medio de
ella; y me dejará, e invalidará mi pacto que he concertado con
17 él; y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré,
y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y
vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel
día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios
18 en medio de mí? Pero ciertamente yo esconderé mi rostro en
aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haber-
19 se vuelto a dioses ajenos. Ahora pues, escribíos este cántico,
y enséñalo a los hijos de Israel; ponlo en boca de ellos, para
que este cántico me sea por testigo contra los hijos de Israel.
20 Porque yo les introduciré en la tierra que juré a sus padres, la
cual fluye leche y miel; y comerán y se saciarán, y engordarán;
 315 Deuteronomio 31. 21–32. 7
y se volverán a dioses ajenos y les servirán, y me enojarán, e
invalidarán mi pacto. Y cuando les vinieren muchos males y 21
angustias, entonces este cántico responderá en su cara como
testigo, pues será recordado por la boca de sus descendientes;
porque yo conozco lo que se proponen de antemano, antes que
los introduzca en la tierra que juré darles. Y Moisés escribió 22
este cántico aquel día, y lo enseñó a los hijos de Israel. Y dio 23
orden a Josué hijo de Nun, y dijo: Esfuérzate y anímate, pues
tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les juré,
y yo estaré contigo. Y cuando acabó Moisés de escribir las 24
palabras de esta ley en un libro hasta concluirse, dio órdenes 25
Moisés a los levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová,
diciendo: Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca 26
del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra
ti. Porque yo conozco tu rebelión, y tu dura cerviz; he aquí 27
que aun viviendo yo con vosotros hoy, sois rebeldes a Jehová;
¿cuánto más después que yo haya muerto? Congregad a mí 28
todos los ancianos de vuestras tribus, y a vuestros oficiales,
y hablaré en sus oídos estas palabras, y llamaré por testigos
contra ellos a los cielos y a la tierra. Porque yo sé que después 29
de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del
camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los
postreros días, por haber hecho mal ante los ojos de Jehová,
enojándole con la obra de vuestras manos. Entonces habló 30
Moisés a oídos de toda la congregación de Israel las palabras
de este cántico hasta acabarlo.
Fuente: LASANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO                                               
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960
Bibles.org.uk, London.

Deuteronomio Capitulo 30 Versos 1 al 20

Deuteronomio Capitulo 30 Versos 1 al 20
30 Sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas
cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti,
y te arrepintieres en medio de todas las naciones adonde te
2 hubiere arrojado Jehová tu Dios, y te convirtieres a Jehová
tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te
mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda
3 tu alma, entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá
misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pue-
4 blos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios. Aun cuando
tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay
debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová tu Dios, y de allá
5 te tomará; y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que
heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multi-
6 plicará más que a tus padres. Y circuncidará Jehová tu Dios
tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames
a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a
7 fin de que vivas. Y pondrá Jehová tu Dios todas estas maldiciones
sobre tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que te
8 persiguieron. Y tú volverás, y oirás la voz de Jehová, y pondrás
por obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy.
9 Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos,
en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto
de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre
10 ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres, cuando
obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus
mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley;
313 Deuteronomio 30. 11–31. 7
cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y
con toda tu alma. Porque este mandamiento que yo te ordeno 11
hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. No está en 12
el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo,
y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? Ni 13
está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por
nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin
de que lo cumplamos? Porque muy cerca de ti está la palabra, 14
en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Mira, yo he 15
puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;
porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes 16
en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y
sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu
Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión
de ella. Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te 17
dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres,
yo os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis 18
vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán,
para entrar en posesión de ella. A los cielos y a la tierra llamo 19
por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la
vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová 20
tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es
vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites
sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac
y Jacob, que les había de dar.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

Deuteronomio Capitulo 29 Versos 1 al 29

Deuteronomio Capitulo 29 Versos 1 al 29
29 Éstas son las palabras del pacto que Jehová mandó a Moisés
que celebrase con los hijos de Israel en la tierra de Moab,
2 además del pacto que concertó con ellos en Horeb. Moisés,
pues, llamó a todo Israel, y les dijo: Vosotros habéis visto todo
lo que Jehová ha hecho delante de vuestros ojos en la tierra
de Egipto a Faraón y a todos sus siervos, y a toda su tierra,
3 las grandes pruebas que vieron vuestros ojos, las señales y las
4 grandes maravillas. Pero hasta hoy Jehová no os ha dado co-
5 razón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír. Y
yo os he traído cuarenta años en el desierto; vuestros vestidos
no se han envejecido sobre vosotros, ni vuestro calzado se ha
6 envejecido sobre vuestro pie. No habéis comido pan, ni bebisteis
vino ni sidra; para que supierais que yo soy Jehová vuestro
7 Dios. Y llegasteis a este lugar, y salieron Sehón rey de Hesbón
y Og rey de Basán delante de nosotros para pelear, y los derro-
8 tamos; y tomamos su tierra, y la dimos por heredad a Rubén
9 y a Gad y a la media tribu de Manasés. Guardaréis, pues,
las palabras de este pacto, y las pondréis por obra, para que
10 prosperéis en todo lo que hiciereis. Vosotros todos estáis hoy
311 Deuteronomio 29. 11–24
en presencia de Jehová vuestro Dios; los cabezas de vuestras
tribus, vuestros ancianos y vuestros oficiales, todos los varones
de Israel; vuestros niños, vuestras mujeres, y tus extranjeros 11
que habitan en medio de tu campamento, desde el que corta
tu leña hasta el que saca tu agua; para que entres en el pac- 12
to de Jehová tu Dios, y en su juramento, que Jehová tu Dios
concierta hoy contigo, para confirmarte hoy como su pueblo, 13
y para que él te sea a ti por Dios, de la manera que él te ha
dicho, y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.
Y no solamente con vosotros hago yo este pacto y este jura- 14
mento, sino con los que están aquí presentes hoy con nosotros 15
delante de Jehová nuestro Dios, y con los que no están aquí
hoy con nosotros. Porque vosotros sabéis cómo habitamos en 16
la tierra de Egipto, y cómo hemos pasado por en medio de
las naciones por las cuales habéis pasado; y habéis visto sus 17
abominaciones y sus ídolos de madera y piedra, de plata y oro,
que tienen consigo. No sea que haya entre vosotros varón o 18
mujer, o familia o tribu, cuyo corazón se aparte hoy de Jehová
nuestro Dios, para ir a servir a los dioses de esas naciones; no
sea que haya en medio de vosotros raíz que produzca hiel y
ajenjo, y suceda que al oír las palabras de esta maldición, él 19
se bendiga en su corazón, diciendo: Tendré paz, aunque ande
en la dureza de mi corazón, a fin de que con la embriaguez
quite la sed. No querrá Jehová perdonarlo, sino que entonces 20
humeará la ira de Jehová y su celo sobre el tal hombre, y se
asentará sobre él toda maldición escrita en este libro, y Jehová
borrará su nombre de debajo del cielo; y lo apartará Jehová 21
de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las
maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley. Y dirán 22
las generaciones venideras, vuestros hijos que se levanten después
de vosotros, y el extranjero que vendrá de lejanas tierras,
cuando vieren las plagas de aquella tierra, y sus enfermedades
de que Jehová la habrá hecho enfermar (azufre y sal, abrasa- 23
da toda su tierra; no será sembrada, ni producirá, ni crecerá
en ella hierba alguna, como sucedió en la destrucción de Sodoma
y de Gomorra, de Adma y de Zeboim, las cuales Jehová
destruyó en su furor y en su ira); más aún, todas las naciones 24
dirán: ¿Por qué hizo esto Jehová a esta tierra? ¿Qué significa
29. 25–30. 10 Deuteronomio 312
25 el ardor de esta gran ira? Y responderán: Por cuanto dejaron
el pacto de Jehová el Dios de sus padres, que él concertó
26 con ellos cuando los sacó de la tierra de Egipto, y fueron y
sirvieron a dioses ajenos, y se inclinaron a ellos, dioses que no
27 conocían, y que ninguna cosa les habían dado. Por tanto, se
encendió la ira de Jehová contra esta tierra, para traer sobre
28 ella todas las maldiciones escritas en este libro; y Jehová los
desarraigó de su tierra con ira, con furor y con grande indig-
29 nación, y los arrojó a otra tierra, como hoy se ve. Las cosas
secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; más las reveladas
son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que
cumplamos todas las palabras de esta ley.
Fuente: LA SANTA BIBLIA
ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
ANTIGUA VERSIÓN DE CASIODORO DE REINA (1569)
REVISADA POR CIPRIANO DE VALERA (1602)
OTRAS REVISIONES: 1862, 1909 Y 1960
Reina-Valera 1960

Bibles.org.uk, London.

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25

PRIMER LIBRO DE SAMUEL, CAPITULO 28 VERSOS 1 AL 25 28 Aconteció en aquellos días, que los filisteos reunieron sus fuerzas para pelear con...